AUTISMO: LO QUE AGRADEZCO A LOS PSICÓLOGOS.

Dedicado a aquellos psicólogos que un día me mostraron que hay situaciones complejas cuya solución puede ser muy sencilla. Gracias por su luz. 

Con una mamá hablábamos sobre el diagnóstico y coincidimos en mucho, pero sobre todo en que era una fortuna que quien te diera el diagnóstico inicial de tu hijo fuera un psicólogo y no un psiquiatra, con todo respeto por los psiquiatras claro está.

Los psicólogos tienen esa vocación que los hace empáticos con los padres, saben lo que implica una noticia como esa y lo importante que resulta la forma como esa noticia se transmite. Cosas te marcan para siempre.

Cuando el psicólogo me soltó la bomba fue tan cuidadoso y tan respetuoso de mí sensibilidad como madre y como persona que simplemente me lo dijo con una sonrisa que en su momento no comprendí “Es autismo”. Años después recordar ese día es recordar esa sonrisa que traducía un “eres capaz”.

El psicólogo es el profesional que se enfoca en comprender la mente y las conductas de una persona. Esa es mi definición. No es un médico que prescriba medicación, pero sí ayuda en mucho a comprender a nuestros hijos y,  porqué no, a enfrentar tremendo reto como es el autismo.

¿En qué me ayudaría un psicólogo siendo madre o padre de un hijo con autismo?

  • Me ayudaría a enfrentar el desafío de un hijo que rompe todas las expectativas creadas.
  • Me ayudaría a aceptar la condición de mi hijo y a eliminar la culpa (dentro de lo posible) en ese proceso de aceptación.
  • Me daría estrategias de afrontamiento para situaciones límite que a veces nos resultan incomprensibles.
  • Me puede ayudar dándome asesoría en momentos críticos del desarrollo.
  • Me ayudaría a enfrentar situaciones relacionadas con la crianza de un hijo tan demandante  que terminan por afectarme mental y emocionalmente.
  • Y si tiene especialización en autismo o en educación, sería un pilar fundamental en los procesos educativos y adaptativos del niño con TEA.

Cómo fue esa primera vez…

Partamos de algo importante: El profesional de psicología no es para la madre o el padre, en principio es para el niño (hablando del contexto autismo), pero estamos tan implicados que es imposible convertirnos en un tercero aislado. No. Somos los interlocutores muchas veces y más si se trata de un chico no verbal. Somos los relatores de situaciones y quienes implementamos las soluciones. El psicólogo entonces viene a ser también para nosotros los padres.

La primera vez que me aprobaron psicología (bien difícil que es), el profesional indagó sobre el problema. Ahí le puedes contar a detalle todo lo vivido… desahógate porque seguro que lo necesitas. En esa primera sesión me fue muy bien porque de inmediato erradicamos la culpa (sí, lo de las madre nevera me caló y me hizo mucho daño). No fue fácil, no suelo expresar mis emociones tan fácilmente y menos en la rigurosidad de un consultorio… pero, funcionó!

En la segunda sesión el psicólogo me expuso el panorama del problema, la situación en contexto y los posibles caminos para empezar a solucionarlo. Allí le puedes pedir orientación sobre temas muy específicos y estar muy atento para no dejar por fuera quizá el tema más importante: conocer a tu hijo y su forma de ser. En ese momento pedí información sobre autismo y tuve la fortuna, como la he tenido siempre con los profesionales generosos, de entrar al conocimiento del autismo a través de libros hasta entonces solo reservados para ellos y que me obsequiaron en un gesto que agradecí y aún agradezco. Así que no dudes en pedir que te faciliten lecturas acerca de autismo, tienen muy buenas fuentes.

A partir de la tercera sesión empezó a darme estrategias y herramientas de afrontamiento. Una de las más practicas y útiles que me enseñó un psicólogo fue escoger las batallas. Una a la vez. Yo quería atacar todos los frentes, solucionar todo sobre la marcha y es imposible. Lleva papel y lápiz, una libreta donde tomar notas para compartir en cada sesión y llevar a casa. Puede sonar muy escuelero, pero así me funcionó a mí.

El sistema de salud es muy cruel porque autoriza unas pocas sesiones, así que aprovecharlas es vital y además no duran más de treinta minutos, así que habrá que hacer milagros con lo poco que tienes. Algunos psicólogos son accesibles y te permiten contactarlos entre consulta ya sea virtual o telefónicamente con el fin de solucionar contingencias o pedir explicación sobre alguna estrategia.

He visto a algunos profesionales salirse de su consultorio a explorar el terreno real de su paciente. Suelen ser profesionales con una vocación de servicio mucho más poderosa que la que el sistema le obliga. No dudan en hablar con maestros y otros profesionales que hacen parte de la vida de nuestros chicos y es así como los conocen más allá de consultorio, porque saben que de esas exploraciones surgen las soluciones más inesperadas e inimaginables y por eso mismo efectivas.

Todos deberíamos tener derecho a ser guiados por un psicólogo en este difícil y a la vez fascinante camino con un hijo con autismo.

Y agradezco al universo encontrarlos en mi camino, en nuestro camino. Ser guías, motivación y polo a tierra en momentos donde otras especialidades nos aventaban la realidad sin consideración.

Creo que los psicólogos están dotados de cierta intuición y conciencia de su labor, más allá de la vocación y  si se alimentan de la experiencia serán evaluadores y visionarios precisos de mentes muy complejas.

Feliz Día del Psicólogo!!

 

5 comentarios en “AUTISMO: LO QUE AGRADEZCO A LOS PSICÓLOGOS.

  1. Pingback: DILE A TU HIJO QUE TIENE AUTISMO (7 CONSEJOS UTILES).

  2. Pingback: Diez cosas que preguntar a los profesionales que trabajan con el autismo.

  3. jorgek

    Para aquellos que de alguna manera transitamos por el TEA Cualquier inversion hecha en psicólogos es una excelente inversión. A mi acceder al diagnóstico me cambió la vida.

  4. F e r m i n Romero de Torres

    Has escrito un agradecimiento bien creíble. Breve e intenso pero que llega por eso mismo claro y amable.
    Me parece increíble pero magnífico que los haya capaces de salir a ver a los pacientes fuera de la consulta.
    Aquí siempre se ha visto psicología como una carrera de segunda categoría. Sin salidas. En la facultad comparten el edificio con Bellas Artes, también considerada de segunda. Sin embargo coincido que estos profesionales son importantes y no comprendo que sean considerados de otra manera.
    Las personas somos lo que hay en nuestra mente. ¿No merece eso la mejor de las atenciones desde el primer día?
    DESDE EL PRIMER DÍA.

  5. pedrocadejo

    Gracias por el pedacito que me toca! La verdad es que si…la mayoría. Principalmente si tenemos una formación humanista. Es cosa de empatía, de sensibilidad. No tanto de técnica o experiencia. He visto estudiantes de psicología que son magníficos…y expertos que no lo son…
    La etimología del término viene del griego Psyché y Logos: el estudio del alma…Quizas por eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s