Autismo: El cerebro de tu hijo procesa en algoritmos.

nino-mirando-piezas-de-ajedrez

Pablo abre los ojos una vez escucha la alarma de su celular…es miércoles y su día se programa en torno a las actividades que hará:  Exposición sobre África a primera hora, gimnasia y taller de marroquinería en la tarde.

Pero hay detalles intermedios a tener en cuenta… llueve. Necesitará sombrilla, chamarra y sus zapatos para la lluvia. Ya en pie luego de ducharse observa el desayuno sobre la mesa, su madre dispone mantequilla, mermelada, galletas y pan… chocolate y huevos revueltos… Ayer le informaron que no habría ruta escolar entonces la noche anterior decidieron que tomaría un autobús pero a última hora la lluvia lo cambia todo y deciden que pedirán un Uber.

Todo se trata de elecciones y cualquiera que escoja determinará la siguiente decisión y la siguiente.

El cerebro de las personas con autismo es procedimental, estructurado, lógico y objetivo, sigue patrones. Un algoritmo funciona así. Justo como el cerebro de Pablo, una persona con autismo.

¿QUÉ ES UN ALGORITMO?

Es algo que usamos todos los días en todo momento. Un algoritmo es una serie de pasos que se deben seguir de forma estructurada y predecible. Parte de secuencias lógicas que tienen un fin muy específico: encontrar una solución a determinadas cuestiones que nos llevan a elegir el camino que creemos es correcto.

Los cerebros de las personas neurotípicas (Normales) funcionan en automático, intuitivamente toman decisiones todo el tiempo sin reparar en los pasos o la lógica. Un cerebro autista obedece a procesos muy estructurados sin los cuales funcionar es imposible.

¿CÓMO ES UN ALGORITMO?

Es secuencial obedece a pasos ordenados con alternativas de acuerdo al contexto y a la información recopilada a través de experiencias anteriores. Despertar…tomar la ropa…ducharse…desayunar…salir al paradero…etc.

Es predecible y estructurado. Lleva una lógica que le permite anticipar cada paso. Se crea a partir de rutinas y anticipación. Se convierte en una norma.

Es focalizado (acotado). Se reduce a dos alternativas, demasiadas colapsarían la secuencia de pasos. Las alternativas son de SI o NO…Café o Chocolate… Chaqueta o abrigo…

No permite ambigüedades ni incertidumbres, es concreto y práctico, sigue caminos estructurados.

Sigue reglas específicas de tiempos, contextos y acción que deben cumplirse para darle continuidad a los siguientes pasos.

¿CÓMO FUNCIONA LA MENTE ALGORÍTMICA DE UNA PERSONA CON AUTISMO?

Al final todos los seres humanos funcionamos a través de decisiones que tomamos cada minuto. Pero en las personas con autismo ese proceso de decisiones es más evidente, necesario y análitico. De allí que sus procesos sean más lentos no por incapacidad sino por excesivo análisis.

Utiliza algoritmos para todas las áreas de su vida:

Desde como saludar, hasta programarse para hablar de algunos temas. Desde pedir un favor (cosa que les cuesta bastante) hasta saber cuándo deben decir SI o NO en determinadas interacciones.

Ejecutan también algoritmos muy complejos que se enfocan en personas específicas y que aprenden de la interacción con cada una de ellas. No es lo mismo interactuar con un maestro que con un desconocido o con alguien vinculado afectivamente.

Los estudiosos del cerebro autista y los mismos testimonios de personas con la condición nos han permitido reconocer cerebros con pensamientos visuales y con una memoria más efectiva en el largo que en el corto plazo, como lo describe Temple Grandin en su libro “El Cerebro Autista”

“Mi cerebro almacena imágenes y conceptos como una computadora, a continuación, recupera las imágenes correspondientes a voluntad y necesidad. Mi cerebro funciona como un motor de búsqueda. Hace copias de seguridad de eventos que se repiten con frecuencia y que de romperse en algún punto generarán un muy mal estado mental.”

El cerebro de una persona con autismo clasifica la información que le llega, de allí el erróneo concepto de lento procesamiento cuando en realidad toma cada fragmento de información y lo lleva a casillas en su cerebro que luego utilizará conforme a sus necesidades. Un proceso complejo que se ralentiza no por la lentitud sino por los grandes volúmenes de información que maneja.

Esta habilidad de clasificar se combina con las particularidades asociativas tan poderosas en las personas con autismo, lo que lleva a generar los algoritmos más complejos vinculándose, encadenándose con otros algoritmos llevando a estrategias de supervivencia en un mundo no siempre predecible.

Quizá por eso la ansiedad es el estado mental más recurrente en alguien con autismo justo porque cualquier cambio que se genere en el entorno afecta esos procesos secuenciales y predecibles que ya tenía establecidos y al sufrir una mínima variación derrumba todo el proceso mental. Es decir, la improvisación no es su fuerte, mucho menos la flexibilidad.

BENEFICIOS DE UN CEREBRO ALGORÍTMICO.

algoritmo-de-amistad1
Algoritmo para crear amistades.

El tipo de procesamiento particular que tienen las personas con autismo antes que un problema se convierte en un atributo que les ayuda a sobrevivir todos los días lejos de la comprensión que deberíamos proporcionarles:

Ayuda a filtrar información.

La cantidad de datos que a lo largo del día percibe una persona con autismo es abrumadora. Desde lo sensorial, hasta lo que tiene que ver con las complejas y ambiguas interacciones sociales. Clasificar y generar respuestas a partir del ordenamiento secuencial le permite liberar espacio en su mente y no saturarse como suele suceder si no se implementan algoritmos sólidos.

Les dice en quién confiar.

Las experiencias sociales de las personas con autismo les permiten crear estrategias de afrontamiento entre ellas: saber cómo interactuar en determinados escenarios y con distintos interlocutores; quién merece su confianza y quién definitivamente es alguien de quien se debe alejar; qué personas han sido receptivas a sus conversaciones no muy variadas y qué personas responden solamente al saludo.

Incluso  pueden generar por experiencias sociales y recopilación de información de distintas fuentes (libros, foros, vídeos, etc) conceptos básicos para definir a otras personas. Justo como lo hacen los algoritmos de las redes sociales, al final esas mentes atípicas fueron las que crearon los algoritmos que dominan nuestras vidas.

Simplificación de tareas y aprendizajes.

Al crear algoritmos las decisiones se reducen a las más viables y útiles. Las tareas se simplifican, la ansiedad se reduce al poder tener el control de sus vidas. Si los maestros aprovechan esa ventaja asociativa y secuencial pueden generar aprendizajes mucho más efectivos. Las evaluaciones, por ejemplo, podrían tener pasos, secuencias y asociaciones que hicieran más fácil para el alumno ejecutarlas.

Comprensión del mundo.

Para los adultos entender cómo funciona por ejemplo el servicio en un restaurante o los trámites cuando van al doctor, requiere de pasos muy específicos y estructurados que hasta para las mentes neurotípicas resultan complejos. Conocí a una chica asperger para quien los trámites bancarios eran una verdadera tortura. Creó un árbol de decisiones que iba desde encontrar el banco abierto sí o no, disponer de formatos de pago sí o no, hablar con un funcionario para pedir ayuda, etc. Para nosotros los neurotípicos es disponer de un plan B cuando el plan A falle.

solucionproblemas

EL MUNDO ES IMPREDECIBLE Y FLUCTUANTE…

Pero los algoritmos no son infalibles y dada la inflexibilidad mental característica del autismo, este sistema de funcionamiento tiene sus inconvenientes:

  • Los seres humanos son ambiguos y no siempre responden como se espera.
  • Los pasos pueden fallar en un momento dado y sin previo aviso.
  • El contexto puede variar y esa estructura mental que siempre funcionó se derrumba.
  • La información llega a su cerebro sin filtro a través de sus sentidos y dada su hiperfocalización se pierden detalles importantes del proceso.  Como cuando la chica aspie olvidó que era sábado y encontró el banco cerrado.
  • Improvisar no es el objetivo de un algoritmo, por lo tanto tampoco de una mente autista. Si algo falla, todo comienza de nuevo integrando las variables y los nuevos elementos.  Pero si la decisión que debe tomar es urgente ojalá alguien acuda en su ayuda.

Desconocemos cuántos procesos algorítmicos llevará a cabo una persona con autismo pero deben ser muchos todo el tiempo. Los modificará, los adaptará… Por eso si ves a un niño, a un adulto con autismo en tu concepto distraído o desconectado ah ah!! está creando un nuevo algoritmo.

No es fascinante?

Anuncios