Los hermanos montañistas que desafiaron su autismo.

a Ixcanul que amorosamente soporta las locuras de Juyub´

Todos sabemos el nivel de energía que un chico con autismo puede llegar a tener. Parece inagotable y es mucho más evidente cuando deben mantener la atención o irse a dormir. El camino más usual para “solucionar” este exceso de actividad es la medicación o la constricción. Pero las familias muchas veces exploran alternativas más bondadosas con sus hijos. El deporte, la naturaleza y la convivencia con su familia y amigos puede resultar  el sendero que les cambiará la vida, lo que literalmente sucedió con la familia de Will y Jeff.  

“En lugar de medicamentos y terapias, necesitaban ejercicio… en las cumbres vi sonrisas y alegría que nunca vimos en ningún otro lugar”

Will y Jeff son dos gemelos idénticos diagnosticados con autismo nivel 3. Su familia sin conocer acerca de la condición y, como lograr romper esa barrera que parece levantarse día a día es muy frustrante, buscaron aquello que les emocionara y motivara, no solo a ellos sino a toda la familia. En una salida al campo notaron la conexión inmediata con la naturaleza y empezaron con senderismo y pequeñas excursiones. El entusiasmo fue creciendo a medida que escalaban la montaña y veían cómo ya en la cima eufóricos y orgullosos de sí mismos contemplaban hasta donde sus ojos alcanzaban el horizonte. Su estado de ánimo se regulaba, en la noche dormían mejor y los maestros veían un cambio impresionante, estaban más concentrados y atentos. Dice su madre: “ En lugar de medicamentos y terapias, necesitaban ejercicio… en las cumbres vi sonrisas y alegría que nunca vimos en ningún otro lugar”.

Hoy en día es asombrosa la habilidad que tienen para el montañismo; ya han escalado los picos más importantes de Inglaterra, han recorrido el Gran Cañón y cinco parques nacionales en Estados Unidos. Su comunicación es posible a través de dispositivos que lo facilitan, usan el TouchChat para Ipad. Aunque asisten a terapias ninguna ha superado los beneficios de estas exigentes travesías que los gemelos asumen como un reto al que hay que enfrentar. Así es como toda la familia ve al autismo y lo recorren junto a sus hijos por caminos inusuales, empinados e impredecibles, pero a la vez fascinantes y llenos de nuevos descubrimientos.

El senderismo y el montañismo son dos actividades que no requieren de habilidades físicas, por el contrario, ayuda a desarrollar coordinación, equilibrio y resistencia. Will tenía dificultades en la planeación motora y Jeff problemas de conducta y sensorialidad, ambos solucionaron estos y otros problemas con mucho esfuerzo y un trabajo constante y paciente de más de una década.

Con 28 años, los gemelos autistas son parte de la montaña, del paisaje, de las nubes, del viento, de todos esos elementos que dejamos pasar por cotidianos y que para ellos puede ser una herramienta que los ayude a reconocer y a sentir la libertad que el autismo les niega y los cerrados límites de ese entorno que se crea alrededor de esta condición. Para una persona con autismo la montaña es mas que un escenario natural, es el resumen de todos sus retos. Como diría Jussi Adler: “No hay atajos a la cumbre. Debemos subir la montaña paso a paso, por nosotros mismos.” y esa frase la tenemos tatuada en el alma.

3 comentarios en “Los hermanos montañistas que desafiaron su autismo.

  1. Es que la naturaleza es de habitual más habitable, atractiva, más razonable en todos los aspectos.
    Ayer, de no ser por el estrés del viaje de trabajo, la presión, aceptar hacer las cosas sin tener nada previsto en modo chapuza etc … fue estar fuera de la ciudad y en seguida percibir entre los campos y los mini pueblos esa paz robada con fiereza por las grandes urbes.
    Hoy ha tocado dolor de cabeza. La resaca del estrés.
    La vida urbanita parece lo normal pero para nada lo es. Cuando estamos ahí, al aire libre, rodeados de aire limpio, los sonidos, la luz, todo se sincroniza de forma armoniosa y nos sentimos verdaderos, naturales y en paz.
    Metidos en los pisos de la gran ciudad, incluso de la pequeña ciudad, perdemos la perspectiva de nuestro ser animal y lo encerramos creyendo que podrá soportarlo todo pero le hacemos sufrir como cuando en ocasiones enjaulamos mascotas.
    Damos vueltas en nuestra propia noria social rodeados de ambientes artificiales asfixiantes, ruidosos, aplastantes y sin poder escapar de ellos muchas veces.

  2. Nancy

    Maravilloso…pero esta frase de «sentir la libertad que el autismo les niega» es incorrecta desde mi punto de vista, precisamente es el autismo plasmado en cada paso que dan lo que los hace descubrir, llegar cada vez más lejos y ser cada vez más libres…amor y prosperidad para el autismo…otra cosa es como aún la mayoría ve el autismo, eso es otro cuento, la verdadera prisión

  3. Sergio A.

    Senderismo y montanismo una muy buena terapia sin duda.
    Así se cubre toda una vida durante el camino de la misma.
    Paso a paso.
    Bellos ensayos y relatos. Felicidades.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s