ES MÁS FÁCIL LLEGAR A MARTE QUE DECODIFICAR EL AUTISMO.


Si se invirtiera en la investigación del autismo una décima parte de lo que se invierte en exploración espacial, cosas nuevas se revelarían sobre el autismo.


En los países desarrollados los científicos e investigadores están sujetos a la aprobación de becas y subvenciones; en otros se obtienen recursos a través de premiaciones o concursos de méritos. Los consejos de asesores son implacables y no es de extrañar que se necesiten “mentores” para que un proyecto de autismo prospere como candidato a recursos de investigación, además de la auditoria a la que se ven sometidos para justificar cada centavo que les invierten.


Las revistas científicas tienen su cuota de culpa al tener parámetros de elección de proyectos publicables bastante rígidos o en su mayoría más benévolos con los círculos científicos tradicionales que “garantizan” resultados favorecedores a otros intereses.


Una de las investigaciones que más tuvo apoyo fue el análisis de la interacción del niño con sus cuidadores: 4 millones de dólares por saber cómo es el asunto entre padres e hijos con autismo. Pero aún seguimos sin tener un censo mundial que nos indique cuántas personas con autismo hay diagnosticadas, menos los índices de prevalencia global.


Con la pandemia muchos proyectos se detuvieron por una razón que pocos imaginamos: El uso de animales para la investigación del autismo está resultando en fallos. Al parecer los animales que se usan en experimentación (ratones) no tienen un desempeño en sus genes como en la biología humana y es por ello que necesitan seres humanos para pruebas genéticas y muchos departamentos de investigación cerraron ante la amenaza del virus.


Los proyectos que estaban en curso se detuvieron con la suspensión de procesos que requerían observación sistemática. Ese dinero se perdió y habrá que comenzar de nuevo a la luz de un panorama más favorable.
Curiosamente lanzar un cohete o una misión a Marte es más fácil que obtener recursos para la investigación del TEA. Así las cosas, sabremos cómo funcionan los marcianos antes que decodifiquemos el enigma del autismo.

Fuentes:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21337063/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21311963/

3 comentarios en “ES MÁS FÁCIL LLEGAR A MARTE QUE DECODIFICAR EL AUTISMO.

  1. sanchezsorimariadelosangelesgmailcom

    Agradezco tus palabras has dicho lo que yo he sentido y siento, veo a tantos y tantas haciendo proezas y pasan sin advertir que a su lado hay una persona que está necesitando que se luche mas con amor que con otra cosa para que se abran sus espacios terrestres donde habita, para vivir plenamente, libre de exclusiones y marginaciones.

  2. pedrocadejo

    Qué gusto es leerte! Tocas un tema sensible (para mí…jajaja) Pero tienes razón en un punto: Los problemas que nos aquejan en este “diminuto punto azul” son tantísimos que uno se pregunta ¿para qué?. Asociado a la exploración espacial hay muchas cosas que han beneficiado el confort de la humanidad. Como también los hay en las guerras. Prefiero la exploración. Sin embargo en el tema del autismo estoy seguro que si fuera una amenaza al status quo o de pronto se descubriera una civilización “autista” amenazando con invadirnos, todos los fondos irían para su investigación (Los Clanes de la Luna Alfana, P.K. Dick). Es necesario continuar empujando mientras vienen los extraterrestres o mientras el autismo y otras condiciones de discapacidad producen un salto cualitativo en la naturaleza humana…
    Por cierto, me encanta tu escrito…necesitamos más!!!

  3. Hoy te levantaste soñadora.
    Te pusiste el vestido de la esperanza e imaginaste un mundo donde los verdaderos valores fueran algo más humanos.
    Desde luego podrán llamarme anticuado, antiprogreso, cavernícola y lo que quieran que ya me voy acostumbrando también a eso pero, cuando veo al hombre (Elon Musk) del SpaceX jugando con sus cohetes del hiperespacio me pregunto:
    -¿Para qué?
    En efecto. Me gusta mucho todo lo de las maquinitas, el espacio exterior etc. Pero de ahí a volcar la hucha en semejantes cuestiones … hay un abismo.
    No sé cuántas generaciones se sucederán hasta ver el día en que nuestra insignificancia logre superar presencialmente la distancia hasta otro planeta habitable. No encuentro otro objetivo diferente a este.
    Total, si cada día que pasa el espacio se expande a mayor velocidad que la de nuestras maquinitas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s