LOS ÁRBOLES NOS ENSEÑARAN SOBRE AUTISMO

Los árboles evitan tocar las ramas de sus vecinos, creando así un hermoso mapa kinético que el viento mueve marcando cada delgada frontera. El botánico Maxwell Ralph Jacobs lo llamó “La timidez de los árboles” y en una explicación científica lo llevó a un fenómeno abrasivo del viento. En otro lado del mundo Francis Hallé lo explicó desde la genética: “La forma de la copa de los árboles nunca es aleatoria; cada árbol tiene su programa específico de desarrollo controlado por genes” y encontró que existían dos tipos de árboles: los unitarios y los reiterados.

Los árboles reiterados son el tipo de árbol predominante en el bosque o en la selva, todos iguales, todos con los mismos colores y las mismas hojas, a veces las mismas ramificaciones, las mismas raíces.

Los otros son los árboles unitarios. Aquellos que se adaptan, no saben cómo llegaron allí, pero están siendo parte del dosel arbóreo. Su diferencia proyecta tonalidades, rompe con el verde de los reiterados y aporta a la hermosa cartografía herbaria.

Ambos, reiterados y unitarios, con la misma necesidad: espacio personal. ¿Para qué? Para evitar las plagas, para favorecer el paso de los rayos del sol y aprovecharlos en la fotosíntesis. En un acto que podría llamarse social, cada árbol respeta el espacio personal del otro y evita el crecimiento de ramas que invadan o se crucen, igual saben que el viento hará su trabajo como mediador de esa distancia.

La naturaleza nos enseña a convivir sin invadir, sin apropiarnos del espacio del otro, sin agobiar con ramas pesadas y dejando camino a la luz para que otros la puedan aprovechar. Da la bienvenida a los diferentes y los hace parte de esa sinfonía forestal respetando y dejando espacio a hojas foráneas sin preguntarse cómo llegaron allí o como transformarlos a su imagen y semejanza. Solo observa.

Pero la sociedad pocas veces atiende maestros tan inusuales y a la vez tan presentes. Nuestros árboles unitarios: las personas con autismo, luchan todos los días para abrirse paso en un oscuro entramado de seres que no dan espacio y se apropian para cumplir con la norma de uniformidad que excluye la belleza de lo único y singular.

Con este artículo rompo el silencio de un mes promovido por las circunstancias y la intransigencia de quienes no entienden que la expresión individual debe conducir a debates productivos y no a ataques personales. Estamos aquí y agradezco a quienes siguen valorando mis publicaciones y a quienes las inspiran.

Tu suscripción y tus comentarios alimentan este blog.

Anuncio publicitario

14 comentarios en “LOS ÁRBOLES NOS ENSEÑARAN SOBRE AUTISMO

  1. Pingback: LOS ÁRBOLES NOS ENSEÑARAN SOBRE AUTISMO — Burbujitas de Esperanza – Soy el Ecológico

  2. Me encanta tu metáfora, nuestros hijos se vuelven tan resilientes que son dignos de admirar. Mi enseñanza principal como madre de una madre de un joven de 27 años, que pinta, que estudia, que habla 3 idiomas y que además tiene una tienda en línea, ha sido, usted tome su lugar, si no te incluyen tu incluyente.

  3. angelaco

    Pedro, es una especie de Sense que dejamos de desarrollar cuando nos acomodamos al mundo y sus cotidianidades. Esa red invisible de comunicación existe en planos que no imaginamos como el de especies que creemos ausentes de la comunicación tal como la conocemos. Quizá debamos extender raíces y hablar lenguajes primitivamente más civilizados. Un abrazo hasta tu cueva.

  4. Alida

    Tus publicaciones simpre me enseñan de una u otra forma. El primero que leí es el de Las Malas Madres y me ayudo mucho porque estaba en un punto en el que creía que nada de lo que hacia estaba bien desde ese día me suscribí a tu blog. Gracias por tomarte el tiempo para compartir tus conocimientos y aunque no siempre deje un comentario puedo asegurarte que admiro tu labor y aprecio lo que publicas.

    Ánimo y fortaleza que siempre habran momentos malos para que podamos atezorar los momentos buenos.

    1. angelaco

      Gracias por darle valor a lo que escribo y es que es para ti, para todas las familias que estamos en este camino nada fácil pero a la vez inmensamente satisfactorio, a pesar de nuestros errores y nuestras locuras para hacer felices a nuestros pequeños grandotes.

  5. ¡Qué bonito!
    Y en cuanto a los debates … ay … siempre tiene que haber ataques personales. Parece que fuera normal que la persona entre en lo personal, pero no. Hay que entender a respetar el ámbito personal tanto como a las personas, como los árboles. El espacio personal no es de libre manejo para todos, pertenece a cada cual.
    Como si no hubiera bastante con la lucha nuestra y vuestra de cada día.

    1. angelaco

      Aprendiendo de la sabia naturaleza, de los principios que hacen una convivencia colaborativa y que se olvidan en medio de tanta interactividad que invade y que a la vez excluye. Creo que las personas con autismo son las que menos tienen esos espacios personales. Hay mucho camino por recorrer y espacios por abrir.
      Un abrazo!

  6. pedrocadejo

    Siempre bienvenidas tus letras y tus metáforas tan atinadas. Y las raíces…!!! Una «red invisible de comunicación»… Allí en el bosque no es necesaria la palabra inclusión…

    1. Geracina

      Muy lindo e interesante, cómo la naturaleza nos enseña sobre espacio vital e interdependencia sin perjudicar al otro. Gracias Angela por tus escritos, por favor no pares!. Soy fan tuya hace ya buen tiempo.

      1. angelaco

        Gracias Geracina, por leerme, por seguirme y por darme ánimos para continuar en este asunto de escribir experiencias. Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s