23

Cuando junto a tu hijo llegas a ese bonito número de años, no ha pasado ese tiempo cronológico. Han transcurrido días, meses o siglos. Depende. Y en medio de esa relatividad de un tiempo que sentimos como ayer o como un presente que no se moviera, para el caso de esta época ya casi usual o como un futuro que lejano se ve, pero veloz amenaza embestirnos con toda la contundencia de la incertidumbre, ya no hablamos de coraje como un atributo, lo tasnsportamos en nuestros pasos, lo respiramos, lo tatuamos en la piel; hablamos de esperanza en un lenguaje que creamos, tan único y particular, tan necesario para decirnos que el siguiente intento es el de la victoria y en muchos casos acertaremos y si no… pues ahí está el coraje, de nuevo, en primera línea de batalla.

¿Qué pensaba hace dos décadas, antes de conocer la razón que hacía diferente a mi hijo? Nada. Estaba agarrada a un presente, viendo cómo crecía no solo con la evidencia de las marcas de estatura  que mi hermano cada cierto tiempo hacía en la pared, sino viéndolo intentar ser parte del juego de sus compañeros en el planeta patio de recreo o viajando sin su mamá a una excursión a tres horas de casa. Ese era nuestro presente: explorar, arriesgarnos y cruzar los dedos para que falláramos lo menos posible. Cuando sentimos el futuro respirando muy cerca ya nos estábamos enfrentando al mundo y sus excusas, jusitificaciones y el tiempo acelerándose, cerrando ciclos, abriendo otros más, peleando oportunidades!

Ahora, pienso como siempre pero más que antes, es en este presente acelerado que convierte muy pronto el futuro en pasado, recuerdos e inevitable  aprendizaje. Lo hemos hecho bien, no perfecto, por fortuna o tendríamos que inventar historias de valentía, no habría nada para contar entre lágrimas o risas y dejaríamos de lado lo más importante de esta experiencia sin cronología coherente: La honestidad de saber que aunque no sepamos si nos equivocaremos o acertaremos, seguiremos mirando para adelante, a lo vikingo (serie que ahora vemos con Sebas a ratos, a pedazos): “No mires hacia atrás que para allá no es para donde vamos”.

Felices 23, valiente!

Anuncio publicitario

2 comentarios en “23

  1. Le veo en esta foto de perfil mirando a un exterior lleno de luces y acción como a un joven que ha terminado su etapa formación física. Supongo que las marcas de crecimiento en la pared se habrán unido y formado un código de barras único que nadie mejor que tú, Angela, sabe escanear.
    Quizá sea eso mismo lo que pueda preocupar más pero seguro que no hay lugar para la duda en cuanto lo duro que has trabajado esas dos décadas para ayudar a perfilar ese corazón que mira sin miedo al futuro. El mismo futuro que a veces tanto nos asusta; desconocido, errático, falto de valores humanos, frío y distante entre los cuatro márgenes de una pantalla de 6 ó 7 pulgadas, adornado con mercachifles, posturas y actos de incomprensible estupidez.
    Pero tu Sebas tiene ya el perfil de un hombre donde presiento delicada y firme la mano de una mujer que lo ha entregado todo a falta de su propia vida.
    Y alguien profano en estos temas podría pensar «hasta quedarse vacía» cuando en realidad es todo lo contrario:
    Ustedes saben que, como Angela, han adquirido o están en camino de lograr una fuerza, valiosos conocimientos y capacidades ampliadas, que superarán con creces las de la media común.
    Si, ustedes también, queridas personas que comentan y leen lo que ella escribe desde la cercanía de sus propias vidas y experiencias.
    Mucho ánimo y gracias a todos por su lucha ayudando a cumplir años a personas con algún tipo de autismo. Los autismos.

    1. angelaco

      Es inevitable sorprenderme con la belleza de tus palabras. Gracias por el elogio al esfuerzo y la definición que de fuerza y valor das a través de las experiencias y la historia que te pueda transmitir la imagen y tu certera intuición. Gracias por leerme, por comentarme y por dejar tan bonito texto al final de este escrito. Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s