AUTISMO Y LUNA LLENA: INEVITABLE CONEXIÓN

Tres de la tarde y Sebastián se empieza a transformar. Para otros puede no ser evidente, pero cuando eres madre con desarrollada intuición, las señales son indescartables. Empieza a caminar de un lado para otro, sus estereotipias se hacen más insistentes e invariables, sus ecolalias se tornan agitadas e incluso lo que no dice o hace (esos silencios no tan tranquilos) nos indican que algo no anda bien.  Llegadas las siete de la noche empieza a romper paquetes y a abrir la nevera dos veces por minuto. No se deja tocar, así que un cálmate con masajito en los hombros… no por ahora. Su actividad motora ya me empieza a poner nerviosa y cuando lo veo morderse el dorso de la mano, confirmo que no es su inquietud “habitual”. Once de la noche (no antes), porque en algunos casos entre más inquietos durante el día, más tarde se van a la cama. Sus estereotipias verbales se suben de volumen e intensidad y ya casi a la media noche explota en una rabieta épica, casi esperada.

Su abuela, quien ha aprendido a leerlo mejor que yo, me dice: “Es la luna, estamos en Luna llena y está bien grande”. No necesito comprobarlo en el calendario porque es noticia que este mes habrá dos lunas llenas que cierran y concluyen Octubre. Tampoco pongo en duda la afirmación de la abuela: Es la luna.

Cuando uno toca estos temas que parecen místicos, cuestiona la sabiduría popular y con el tiempo y la “evolución” del conocimiento cuestionamos categorizando estos temas de ridiculeces o ignorancia.

Pero la Luna está allí a 239,000 millas de la Tierra y la ciencia también, a un click de distancia y a ella nos remitiremos para poner a tambalear un poco ese escepticismo:

LOS RITMOS BIOLÓGICOS

Los científicos convencionales dicen que la conexión cerebro y fases lunares es una pista falsa, un factor desestimable. Los científicos atípicos no lo creen así y estudian ritmos circadianos (reloj biológico), ritmos infradianos (reloj ambiental), ritmos exógenos y endógenos, ritmos extradianos (Ej, los atropodos detectan las mareas altas) y los ritmos de los que hablaremos en este post: los circalunares, que duran entre 28 y 30 días, por ejemplo el ciclo menstrual. [1]

Cuestionar la influencia de la luna en los ritmos biológicos es descartar también el Jet Lag (desfase en el reloj biológico producido por el cambio de uso horario) o los procesos de hibernación de los animales (sí, nosotros somos animales también, solo que con deudas).

Todo esto lo regula una cosita de nada llamada Glándula Pineal, una pequeña glándula endocrina que se encuentra en el cerebro de los vertébrados y Produce melatonina una hormona derivada de la serotonina que afecta a la modulación de los patrones del sueño, y los ritmos circadianos [2]. Más adelante ampliaremos el tema de la melatonina.  

LA LUNA Y SUS CICLOS:

En la escuela nos enseñaron qué es La Luna, sus diferentes fases originadas por el cambio de su posición con respecto al sol  y su influencia en las mareas y en los ciclos de vida de muchas especies y plantas, por muchos años investigado por científicos (todos los estudios van a estar referenciados al final del post 😉 ).

Una de las pioneras en investigación comportamental de los seres humanos y  la influencia de nuestro bello satélite natural fue  la psicóloga Gay Gaer Luce [3] (antigua consultora del National Institute of Mental Health y tres veces ganadora del premio de periodismo de la Asociación Americana de Psicología). Para ella La Luna influía en varios aspectos: vitalidad, pesimismo, agilidad mental, motivación, sueño y ansiedad. Tampoco olvidó nuestra sincronía como mujeres con La Luna y nuestro ciclo menstrual.

Por su parte Mark Filippi [4], neurocientífico, inspirado por las investigaciones de la doctora Gaer también se dio a la tarea de investigar la conexión entre las fases lunares y nuestros cuatro neurotransmisores esenciales: acetilcolina, serotonina, dopamina y norepinefrina (noradrenalina).

En la fase de Luna Nueva estimula el neurotransmisor Acetilcolina, implicado en el aprendizaje y la memoria.

El neurotransmisor serotonina es estimulado por La Luna en cuarto creciente, propiciando la creatividad y la concentración.

En Luna Menguante, se estimula la noradrenalina que mantiene el estado de vigilia y conciencia, además de mantenernos en estado de alerta y expuestos al desánimo, la ansiedad y la depresión.

Y llegamos a nuestra mítica Luna Llena. Allí la Dopamina se ve influenciada y recordemos que es uno de los neurotransmiosres más potentes, causante de las conductas adictivas y placsenteras, la inquietud motora, la impulsividad y el insominio. (Les suena?)

Filippi aseguraba que la semana ONTO (una semana ONTO comienza el día después de la luna creciente pero alcanza su punto máximo en la Luna Llena y es la semana de la serotonina, se convierte en la semana de máxima actividad en el ciclo lunar. Incluso los levantadores de pesas tienden a consumir cafeína tanto en el entrenamiento como en la competencia. Esa energía máxima construye toda esa fase y alcanza su cenit en la noche de Luna Llena. [5]

¿QUÉ TIENE QUE VER CON EL AUTISMO?

Se han realizado estudios endocrinológicos observando la implicación de los neurotransmisores mencionados y las manifestaciones propias del autismo. La dopamina genera una especial curiosidad al encontrarse pruebas de que ciertas neuronas cerebrales liberan el neurotransmisor dopamina desde los extremos de sus axones. La dopamina cruza la unión, o sinapsis, entre ese axón y una neurona vecina, lo que desencadena una respuesta en esa neurona receptora, bombeando la dopamina liberada hacia la neurona transmisora ​​desde la sinapsis, terminando así la respuesta. La actividad cerebral relacionada con el sistema de dopamina en la región del cerebro llamada estriado es un regulador crítico de la actividad motora, la motivación, la atención y el procesamiento de recompensas. Una desregulación exacerba todas estas manifestaciones en el autismo y en otros trastornos neuropsiquiátricos, incluido el TDAH.[6]

Pero no todo es Luna llena y dopamina. La serotonina que provoca una sensación de bienestar e intención social, puede que sea el camino para mejorar ciertas características del autismo y promover un estado de ánimo más regulado y una mejor comprensión del entorno. Podríamos aprovechar la fase de cuarto creciente y su poder sobre este neurotransmisor.

Pero si los neurotransmisores no los terminan de convencer, hablemos de la melatonina:

MELATONINA, TAN ESQUIVA EN LOS TRASTORNOS AUTISTAS.

La melatonina es una hormona que regula el sueño y la vigilia. El ciclo lunar modularía el sueño humano y los ritmos de melatonina . La revista Science Direct publicó un estudio que muestra que el tiempo necesario para conciliar el sueño es mayor durante la luna llena. 

La liberación de neurohormonas puede ser provocada por la radiación electromagnética y / o la atracción gravitacional de la Luna. Los niveles de melatonina se ven afectados por los niveles de luz ambiental, Los estudios muestran que las personas con TEA tienen menores concentraciones de melatonina o metabolitos de melatonina durante la noche en comparación con los neurotípicos,  y muestran una menor actividad del gen ASMT, así como algunas mutaciones de empalme en el gen ASMT en algunas personas con TEA, niveles de melatonina. [7]

La producción de melatonina es suprimida por la luz de la Luna y es más baja en el momento de la luna llena. Estos niveles más bajos de melatonina exacerban los síntomas autistas.

Otro estudio[8] realizado por científicos de Canadienses, Finlandeses, Surafricanos, Australianos y del Reino Unido y publicado por la revista Frontiers encontraron que La duración del sueño fue 4.9 min / noche más corta en luna llena en comparación con luna nueva. La ciencia en su labor de ceñirse a la estricta realidad y mira variables como la intensidad de la luz lunar en una habitación y un cielo despejado que refracta la luminancia y afecta la producción de la melatonina tan amante de la oscuridad.

Aunque no descartan la posibilidad de encontrar el reloj circa lunar en los humanos del mismo modo que lo han encontrado en los gusanos marinos[9]. (no los estoy comparando por si hay susceptibilidades por ahí).

En conclusión. Sí que hay señales científicamente estudiadas sobre la influencia de la Luna en los estados de ánimo y los trastornos de sueño. Y es que cada vez nos damos cuenta de la impresionante conexión que tenemos con el perfecto pero frágil ecosistema planetario, por qué no lo habríamos de tener con el objeto estelar más cercano que tenemos.

No mencioné hombres lobo ni lunáticos. Tampoco astronautas visitantes. Tampoco si es de queso o si no existe y es un holograma. El escepticismo no es la propiedad de las almas elevadas, sino de las inteligencias limitadas y orgullosas, decía Higirio Tachetti.

Así que mientras no se compruebe expresamente lo contrario, a tener paciencia en Luna llena y a aprovechar el resto de fases lunares no solo para nuestros hijos con autismo sino para nosotros. Salgan a mirarla en cualquiera de sus fases es bellísima y poderosa.

Escribo este post en una noche de Luna llena, porque no puede ser de otra manera 😉

 

[1] Verdugo L, (2019) Hidden Nature

[2]Wikipedia. Búsqueda: Glándula Pineal.

[3] Gaer G, (1971) Body Time. Biological rhythms and social stress.

[4] Rushkoff D, (2017). Present Shock: When Everything Happens Now. Scientific American

[5] Kantor M, (2017) The Moon and Strength Development: An Interview with Dr. Mark Filippi. Medium Magazine

[6] Chaput J, (2016) Are Children Like Werewolves? Full Moon and Its Association with Sleep and Activity Behaviors in an International Sample of Children

[7] Smith M, Croy I, Persson Waye K. Human sleep and cortical reactivity are influenced by lunar phase.

[8] Naylor E. Marine animal behaviour in relation to lunar phase. Earth Moon Planets (2001) 

[9] Jonas M, (2008) Abnormal melatonin synthesis in autism spectrum disorders. PMC

Imagen inicial: Cadejo Gallery – Pedro Samayoa

Agradecimiento colaboración: Diego Moreno

Agradecimiento edición: Pedro Samayoa

9 comentarios en “AUTISMO Y LUNA LLENA: INEVITABLE CONEXIÓN

  1. Pingback: La mente errabunda y preguntas relacionadas: de la luz a la sombra | gAZeta

  2. MemeDiaz

    Hola! Espectacular artículo!! Pero me perdí un chin, en la parte q enumera las 4 fases y menciona 2 veces LunaNueva… supongo q una d ellas deberia ser menguante q es la no mencionada pero no sabría cuál..

    la 3ra??🤔

  3. Romina

    Los dias previos a la luna llena mi hijo de altera, son los más complicados del mes. El se siente alterado o se despierta de noche. Cuando sale la luna llena se le pasa todo como por arte de magia… Lo note hace unos 3 años. Desde entonces si tenemos un viaje por ejemplo, siempre me fijo en la luna antes de elegir la fecha. Me alegra leer una explicación.

  4. Sé que no estás hablando del horóscopo. Pienso que la alineación de los planetas no me definió tal cual. Aunque luego pueda coincidir casi todo lo que dicen de mí en el signo que me tocó y me parezca casualidad.
    Esto es distinto. Es la luna. Muchos días nos sentimos alterados. El perro está más nervioso que lo usual. Sales a pasearlo de noche y te encuentras una luna enorme que empieza a enseñar su piel amarilla, cuando verano. Luego, parece encoger según escala el horizonte. Y te dices:

    -Es la luna llena. Es eso.

    1. angelaco

      Los mitos siempre tienen algo de verdad. Por ejemplo lo que mencionas de los perros y la mitología del hombre lobo. O la alteración de las emociones y los lunáticos que de locos no tenían nada o por lo menos no todos. Nada más en facebook el tema se dio para discusiones acaloradas de si yo estaba denominando lunáticos a los autistas, lo tomaron por el lado que no era. No saben que la Sociedad Lunar de Birmingham apodados “los lunáticos” eran gente brillante que no se apodaban así por locos sino por prácticos: transitar en una noche iluminada es mejor que andar sin luna. O los Vikingos por la misma razón zarpaban en luna llena para evitar la oscuridad en altamar que es una de las más aterradoras. Luego ya la gente elaboró el mito y es que es fascinante darle matices mágicos a este tema o a otros como la intuición o la telepatía. Incluso el mismo horóscopo es pura causa y efecto y manipulación de las variables reales. Cuando la ciencia explica la magia, no deja de ser mágico.

  5. pedrocadejo

    Excelente artículo!!! Transgresor y muy bien documentado. Felicitaciones.
    Cuando uno se cierra a otras posibilidades en aras de su propia comodidad y las creencias (que no las evidencias, sean estas “basadas en la evidencia” o en lo otro: las intuiciones) se pone freno al conocimiento y la comprensión del mundo y del universo (nuestro por lo menos…)
    A seguir así!!!!
    Hay aún muchas cosas por conocer y descubrir…Adelante como dice aquel famoso capitan…

    1. angelaco

      Gracias Pedro. Tú que sabes de futurismo y ciencia ficción y te fascina el tema entiendes de qué hablamos cuando hablamos de el mito visto a la luz de la ciencia. La humanidad ha evolucionado a través del mito, porque paradójicamente les ha costado deshacerse de él para convertirlo en un concepto razonable y posible. Científicos de todas las áreas han cuestionado realidades incongruentes con postulados que parecen mitos: los agujeros negros, la física cuántica o el curioso caso del lavado de manos que llevó a un médico al manicomio. La radicalización del conocimiento que ya deja de serlo cuando se vuelve radical, ha limitado la evolución, como en ese capítulo donde un visitante le dice a Data que encuentra paradójico como los seres humanos se anclan al pasado como forma de continuidad. Caminamos en reversa no cierto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s