AUTISMO, INOCENCIA Y PANDEMIA

 

foto tapaboca

Mi hijo no tolera un tapabocas en su carita, su sensibilidad se opone y en realidad no comprende para qué. Tampoco le apetece quedarse en casa confinado y salir a la calle es en este momento un riesgo, no porque lo digan los medios, sencillamente porque Sebastián sale a sentir el mundo a través de su nariz y su piel.

Es esta una mala época para nuestros sensoriales e impulsivos chicos con autismo. O quizá es la oportunidad para salir de la “zona de confort” por así llamarla, para mostrarles que para sobrevivir en este mundo necesitan más que herramientas sociales y cognitivas, estrategias de supervivencia.

Explicarles que existe algo llamado Covid19 y que es muy peligroso si te descuidas, parece muy difícil, pero hay que intentar explicarles de qué va y lo que está sucediendo a su alrededor a causa de esto. El intento por protegerles de realidades que a nosotros inevitablemente nos aterran, lleva a mantenerlos ingenuos y desinformados. Merecen saber qué sucede SIEMPRE.

Muchos de ellos están en modo pánico enmascarado en recaudar la mayor cantidad de información posible de las fuentes menos fiables: las redes sociales. Algunos optaron por el sentido del humor y otros por replegarse en sus intereses más de lo normal en un intento por desconectarse de esa realidad caótica. Y tienen toda la razón. Yo también querría hacerlo.

Chicos impulsivos que abordan a los desconocidos acercándose demasiado, o prueban sin conciencia los alimentos que dejan sus compañeros de escuela o los pillas con una papita del plato abandonado de un desconocido en un centro comercial; cómo cuidar a estos chicos quienes en su inocencia se ponen en riesgo ante nuestra impotencia al no poder cuidarlos por más que nos empeñemos en ello.

Ahora, personas dentro del espectro, quienes son conscientes de los actuales sucesos tendrán una exacerbación de sus conductas compulsivas: lavado de manos, hipocondría, temor a espacios abiertos un largo etcétera que solo los padres conocemos. Ansiedad escalando con cada nuevo news y ese no saber hasta cuándo tendrán que soportar el desacomode de su muy trabajada rutina.

Pero, por un momento imaginemos lo que implicaría el contagio en la vida de una persona con autismo y su entorno, aunque son muy fuertes su cuidado sería bastante complicado, así que ellos se convierten en las personas más vulnerables junto con la población de adultos mayores. No intento asustarles, pero hay realidades que es necesario no ignorar.

Si en algún momento las personas con autismo necesitaron del acompañamiento de los neurotípicos, es en este caótico presente. No les dejemos solos con la ansiedad o peor aún con el desconocimiento. No es para ellos nada fácil ver que de un día para otro la gente anda con mascarillas o suspendieron clases en su escuela sin fecha establecida de retorno.

Si de algo me he dado cuenta con mi Sebas, es de su aguda atención a lo que sucede a su alrededor. Con su detector de “algo raro pasa aquí” ya debe haberse enterado que el mundo atraviesa por un momento retador y de paso lo retará a él a controlar ciertas conductas autistas que lo pueden poner en riesgo.

Es vital explicarles a su manera, de la forma como solo nosotros sabemos que comprenderán, lo que está sucediendo. Entenderán. Pero también habremos de tranquilizarlos mostrando nosotros serenidad y fortaleza, cosa que ellos confíen que pase lo que pase no están solos. Así nosotros estemos más asustados que ellos.

Con mi hijo intentaremos seguir las rutinas habituales y seguiré corriendo tras él para que su incontenible exploración sensorial del mundo no lo ponga en riesgo. Tampoco lo volveremos el centro de nuestro día, pero sí necesitamos modificar hábitos e implementar otros.

Recomendaciones:

  • Expliquen a través de pictogramas, videos, historias sociales e incluso artículos serios de prensa lo que está sucediendo.
  • Habitúenlos al tapabocas o mascarilla.
  • Usen un timer para periódicamente lavar las manos y establezcan la rutina de llegar a casa y asear manos, cambiar zapatos y ropa (ponerse cómodos 😉 )
  • Si tienen dificultades para frotarse las manos y hacer un aseo óptimo, ya sea por su hipersensibilidad táctil o dificultades de propiocepción, necesitarán nuestra ayuda para tolerarlo y hacerlo eficazmente.
  • Enseñarles a estornudar y toser. Ayer vi un meme de Batman que bien podría funcionar.
  • Desensibilizarlos al olor del gel antibacterial e incorporarlo a su rutina.
  • Enseñar a mantener distancia. Con mi hijo funciona que extienda los brazos y esa es la distancia a la que tiene que estar de la gente.
  • Llevar su mente a otros temas, se pueden realmente obsesionar e incrementar sus estereotipias, sus crisis y sus ecolalias ansiosas.
  • Y hablarles mucho, no solo de coronavirus sino de cosas que le equilibren su ansiedad.
  • Y cuidado con lo que decimos frente a ellos aunque parezca que no escuchan.

Estamos viviendo un momento que pone a prueba nuestra entereza como padres. Nos necesitan a su lado ahora más que nunca y seguro que de esto saldremos fortalecidos y mucho más nuestros chicos valientes. Cuidémonos mucho, cuidémoslos mucho.

Dejo acá algunos links que pueden serles útiles…

CÓMO EXPLICAR EL CORONAVIRUS A NIÑOS

CURSO DE LAVADO EFICAZ DE MANOS CON CERTIFICACIÓN (En serio) 

VIDEO ELABORACIÓN DE TAPABOCAS

 

 

 

 

Anuncio publicitario

Un comentario en “AUTISMO, INOCENCIA Y PANDEMIA

  1. Rosana

    Hermoso todo lo explicado me.interesa todo lo que pueda ayudar a mi nieto tiene Autismo . Puede pasarme.todas las informaciones ,consejos y estudios para leer y Prender más , gracias .soy de Río Cuarto Argentina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s