EL CAMPAMENTO DE LA TRISTEZA

Cuando vi la noticia sobre la niña expulsada del campamento de verano me detuve en la fecha. Sonaba a una noticia replicada de hace cuatro años o de hace dos o tan solo del año pasado. Era Actual, de un par de días con todos los matices sensacionalistas generados alrededor. La triste historia de nuevo.

La bandera que se alzó fue la de INCLUSIÓN, esa que todos defienden desde las gradas pero que no creen posible aun esperando a ver cuál valiente se arriesga, como si la inclusión no llevara años practicándose en silencio sin redoble de tambores.

En mi concepto esto no va de INCLUSIÓN, esto se trata de vulneración, agresión, batallas personales y una niña que, como tantos otros niños con una condición que los hace diferentes, no entiende porqué los adultos siguen debatiendo algo tan sencillo como la convivencia con otras personas.

algo muy malo está sucediendo en la sociedad cuando su inconciencia colectiva hace pasar malos momentos a una niña y a otros que no logran el titular.  Entra la ignorancia a alivianar la discusión, como si se tratara de gente de la edad media que no entiende sobre diferencias en una época donde se difunde igualdad al por mayor en tiempo real, o quizá sí sea ignorancia, pero selectiva: Ignoro lo que me conviene. No lo suavicemos con el eufemismo de la exclusión, las cosas por su nombre.

Muchos centros ofrecieron en compensación oportunidad a la pequeña niña expulsada del campamento. Porqué tienen que suceder estas cosas para que el mundo abra sus puertas como si el dolor fuera la llave porque humanidad y comprensión pareciera no ser suficiente.

La noticia se mezcla con migrantes y creemos que es otra cosa y al final se trata de vulnerabilidad. Superiores en nuestra fácil opinión decidimos que algunos tienen derechos y otros tienen solo mala fortuna. Agradecemos ser de los primeros y esperamos que alguien solucione la incomodidad que nos generan los vulnerables no reconocidos y condenados o en el mejor de los casos usados para animar la indignación.

Cesarán los titulares y la legítima indignación… pero los vulnerables seguirán sufriendo agresión  todos los días, sea una niña con una diferencia que la hace neurodiversa o un migrante en medio del mar.

 

Anuncios

3 comentarios en “EL CAMPAMENTO DE LA TRISTEZA

  1. F e r m i n Romero de Torres

    Lo más penoso es que no se trata de un hecho aislado al cabo de los años, es una constante.
    Y hay que es muy importante darse cuenta de cómo suceden estos hechos: toman la decisión de echar a la niña después de haberlo pensado.
    ¿COMO PUEDE SER ESTO? ¿ ¡¡ COMO !! ?
    No se trata de una decisión estúpida y repentina. No es un error de principiante ni un fallo individual. Es una decisión que han tenido que pensar.
    Lo correcto sería decir a los padres de los demás que si no desean que sus hijos aprendan
    las normas básicas de convivencia se los lleven a otros campamentos.
    Y esto cansa, es exasperante. Súmale el bloqueo de acceso a personas con perro guía en locales públicos, con sillas de rueda, con el rostro trasplantado, con carritos de bebé … etc cosas que no hace falta ser listo para sabe que no se pueden hacer.

    ¿QUIÉN SOBREVIVE CON UN CEREBRO DE MADERA TRITURADA?
    ¡¡ SI HASTA UN ROBOT DESEA CAMBIAR SU CORAZÓN DE HOJALATA !!

  2. pedrocadejo

    Estoy de acuerdo contigo. No se trata de INCLUSIÓN. Se trata de incomunicación, de lucha de egos y creencias personales, de poder, de vender, de marketing. La INCLUSIÓN es simplemente aceptar la diversidad de la existencia humana en el mundo y convivir. Es igualdad de oportunidades. Es justicia. Es cosa del corazón y no de decretos. No podemos ser inclusivos en la escuela con nuestros hijos o alumnos y ser excluyentes con el migrante, con el que no tiene voz, con el que carece de oportunidades porque el sistema lo ha hecho a un lado…
    Te felicito por la nota…directo y sin tanta vuelta!!!!

    1. angelaco

      Gracias, digamos que tuve mucha inspiración hoy. Entre que la inclusión es un filtro y que los migrantes son una injusticia pues sale esto. Ahí es donde uno se da cuenta que la inclusión es una utopía pero porque la hacen ver como utopía, método y excusa. Les incomoda la neurodiversidad tanto como el extranjero. Porque la comodidad no les deja pensar diferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s