Autismo y Adolescencia…Tu hijo no se ha estancado.

(r) Freepik

Leía hace unos días un artículo donde una madre melancólicamente hablaba de la frustración que le producía la adolescencia de su hijo con autismo, quien al parecer decidió anclarse y no avanzar.

La emoción es válida; tenemos expectativas y un afán porque se cumplan. Todo se trata del apremiante tiempo que corre en contra. Otros chicos avanzan y a medida que crecen sentimos como que el nuestro es quien se queda rezagado.

Antes pensábamos en la intervención temprana y veíamos a un niño progresar a viento y marea… de repente llega la pubertad, la adolescencia y las cosas se tornan complicadas, se salen del plan. Aparece la resistencia y el desconocimiento…

Las miradas juzgan más fuerte. Los juicios se escuchan más implacables.

Su progreso se detuvo?

No, nuestros hijos no se detienen…son nuestras expectativas… queremos subir la montaña a toda marcha sin parar. Ellos, nuestros hijos se detienen, Sí… necesitan ver el paisaje que por años no se les ha permitido ver, necesitan detenerse. Han cumplido expectativas sin pausa. Han obedecido sin cuestionar. Han dado todo de sí.

En la adolescencia su cuerpo, su mente, sus sensaciones, sus percepciones se transforman. Necesitan procesarlo. Detenerse para un nuevo arranque.

Pero «contemplar el paisaje» es un lujo que no fácilmente se les permite. Escuchan cómo a su alrededor todos le reclaman, le exigen, apuran su paso.

E inevitablemente… Explotan! «¿Qué quieren de mí?» Y entonces decimos «es la adolescencia y sus complicaciones».

No les hemos dado tiempo de reconocerse, de saber quiénes son. En medio de tanta exigencia, de tanta premura, se han construido para otros pero no para ellos mismos.

Quieren saber quiénes son más allá del autismo que les ha precedido desde siempre. Tengan o no lenguaje verbal, su individualidad se ha visto sofocada por la necesidad de regular aquello que a la sociedad tanto le incomoda: La divergencia.

Tu hijo no se estanca está pensando el siguiente paso.  Visualizando el camino. Planeando la estrategia. Deseando poder tener una milésima de control y poder. Nadie le ha preguntado su opinión, pareciera que no es importante y teme nunca tener las riendas de su propio destino.

Deja que se detenga un momento, no son máquinas productoras de logros. Deja que contemplen el paisaje… siéntate a su lado y juntos  escuchen, observen, hablen sin tanto frenesí. Aminora el paso, conócele lejos de los consultorios, los profesionales y lo que ha implicado una condición que parece permearlo todo.

No compares como otros avanzan y tu hijo no, déjalos que pasen de largo, esto no es una competencia.

Hagan un alto. Seguramente retomarán el rumbo más claro, más certero.

Déjalo que se detenga… no es el fin. Es un nuevo comienzo. Sé un buen compañero de viaje.

Les dejo con este maravilloso documental hecho por chicos de «otro planeta»

Anuncio publicitario

11 comentarios en “Autismo y Adolescencia…Tu hijo no se ha estancado.

  1. Carolina Martinez

    Expectativas, yo tengo un hijo con autismo y en nuestra familia la única expectativa que tenemos es que elsea feliz. Y no es que nos frustemos, ni nada por el estilo, tal vez no nos entusiasma, pero lo resp Tamos a él y sus procesos. Seguiremos dando las herramientas a nuestro alcance para que sea feliz.

  2. Carlos F.

    Cuando yo era adolescente aparte del bullying que sufría en la secundaria tenía como «espada de Damocles» la presión de mis padres para que obtuviera rendimiento excelente. Menos mal que nunca repetí cursos en secundaria, eso para mí hubiera sido fatal. Aun así, la excesiva presión minó mi autoestima a los 18-19 años.

  3. F e r m i n Romero de Torres

    Comprendo que el tiempo es el mismo para todos y no diferencia.
    Entiendo que los caminos no son infinitos, también terminan.
    Sé que no llegamos a las metas cuando los demás ya pasaron y que se nos recibirá cansados de esperar.
    Pero no os fatiguéis empujando, que vuestro dolor abrasa el camino.
    Dejad que se aleje el pelotón de cabeza y ved.
    Ved cómo vuestra humanidad se asienta, echa raíces y abraza la vida.

      1. F e r m i n Romero de Torres

        Siento mucha incomprensión y supongo que para otros será aún más, mucho más difícil. Ayer me decían otra vez como tantas y tantas que no tengo sangre. Llevo escuchándolo la vida entera. Los demás perciben las diferencias, yo no les informo porque veo que todo es motivo de burla. Puede que para algunas madres y padres no sea agradable ver cómo sus hijos llevan rumbos divergentes o se estancan o no se comportan como quisieran pero para nosotros tampoco es agradable fingir ( además, sirve de poco ) y convivir bajo continuas miradas, dedos y comentarios.
        ¿Mio? Bueno, de todos.

      1. pedrocadejo

        Angela tu escribes con la sabiduría de la experiencia. Eres una persona despierta que ha vivido. Ademas lo haces con claridad, empatía y belleza. Pero (siempre hay uno) creo que esto le pasa a muchos adolescentes neurotipica también. La autonomía se empieza a construir desde los 0 años con actitudes y patrones de crianza con respeto y acompañamiento. Claro que para los niños con TEA todo es mas complicado dada nuestra educación reglada y represiva…y para los padres y maestros también…

      2. angelaco

        Pedro, gracias por tu concepto sobre mi, sobre la forma como escribo. Trato de dejar que sea la experiencia la que hable y respalde mis palabras, no manejo términos complejos o teorías que enreden porque justamente esto que escribo es lo que desearía haber leído en mis inicios en este camino. En cuanto a los adolescentes, especialmente aquellos con autismo: todos tememos esa etapa y lo que tú dices es muy cierto los patrones de crianza y el acompañamiento desde antes nos llevarán por una etapa mucho menos traumática, aunque inevitablemente lo será en el autismo, cuando ellos sienten esa diferencia tan marcada, tan llena de incomprensión y ausente muchas veces de la intervención tan proclamada en la infancia. Necesitamos que vean la adolescencia como una etapa de construcción más, un momento crítico para evolucionar hacia proyectos de vida llenos de posibilidades. Un abrazo.

    1. Belén Menéndez

      Desgraciadamente, muchas veces, después del diagnóstico, es como si los hijos perdiesen la individualidad y transformasen su vida en una carrera hacia la meta desconocida.

      El soporte asistencial existe para la inclusión no para la discriminación (tampoco en positivo) y para salvar obstáculos, no para crearlos. Y la vida hay que vivirla, no sufrirla. Aunque ello implique un paseo por tooodas las emociones!!!!!!!

      Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s