AUTISMO… COMPLICIDAD CON NUESTROS HIJOS.

mother-and-son

Sebastián asiste a su clase de natación junto con otros cinco compañeros de su misma edad. El agua es su elemento. Se alista rápidamente con su bañador y su gorro protector, toma su toalla y de repente anuncia el instructor que la sesión se cancela porque otro grupo se les adelantó y les quitó arbitrariamente el turno. Todos desilusionados retornan a los vestidores, todos menos mi hijo. Mientras el instructor discute con el encargado de la piscina, Sebastián me mira con esos ojos de “dime que sí”. Ya conozco esa actitud…y en una silenciosa conversación de miradas cómplices sale a correr y de un épico salto se apropia de la piscina. No tarda en escucharse el silbato del salvavidas,  y ,sabiendo que es un ruido que lo puede alterar como nada en el mundo, me atravieso e intento detener el frenético ruido.

—Shhhhh!!! Dale un momento, yo me responsabilizo— le tranquilizo mientras me atravieso casi al borde de la piscina.

El instructor conoce la rebeldía de Sebastián y tranquiliza al salvavidas con una señal de su mano como diciendo “¡déjalo!” aun sabiendo la sanción que le puede costar. Por fortuna esta vez ganamos y los otros niños que observaban a su compañero chapotear en el agua se unen a la algarabía.

Esta es una de las tantas historias de complicidad que he vivido con mi hijo. Por ello me han tachado de irresponsable, de negligente, de laxa con la disciplina de un chico que debe obedecer como sea, cuando sea. “Estás echándolo a perder” me dicen “El autismo debe tener límites no pueden hacer lo que se les venga en gana.”

LIMITES Y NORMAS: TOTALMENTE DE ACUERDO!!

Pero si queremos que sean flexibles, seámoslo nosotros también. ¿Porqué a una persona normal se le dan ciertas licencias y a una persona con una diversidad cognitiva se le limita tanto?

Con mi hijo hemos sido cómplices en muchas situaciones. Cuando no quiere estar en un lugar, cuando no quiere hacer alguna actividad o simplemente cuando quiere lanzarse por un tobogán en el parque infantil.

La vida es ya suficientemente difícil como para decirles NO y ALTO cada tres pasos. Y es que si vas a andar por el mundo con un hijo que será el centro de atención quieras o no, lo que te permitirá sobrevivir será el que te importe un #$%& lo que digan los demás. Eres su cómplice y sonríes en medio de las miradas de desaprobación o de juicio.

Total, como dijo Marilyn: “La imperfección es belleza, la locura es genialidad, y es mejor ser absolutamente ridículos que absolutamente aburridos.

 

Anuncios

8 comentarios en “AUTISMO… COMPLICIDAD CON NUESTROS HIJOS.

  1. Alexandra

    Awww morí de ternura, es como un niñito pequeño, que amor. He leído que a los niñ@s con autismo les gusta mucho el agua y les relaja.
    Eso me recordó a mi, yo siempre hago lo que quiero sin pensar en las consecuencias, y creo que eso está muy bien, no en cosas malas por supuesto, “romper las reglas” por así decirlo está bien cuando no se daña a nadie, pero lamentablemente algunas personas se toman todo muy personal.
    Que divertido momento haha, saludos.

    1. jamneban

      “un chico ‘autistico’, le han ‘curado’ rapidamente en 11 semanas definitvmente de varios rasgos autiisticos por decirlo dde alguna manera;) dicen, que le dieorn una cosa que agrega a los autisticos rasgos neurotipicos, y si un neurotipico lo toma, se le agregan rasgos autisticos;) luego se pueden entender ademas los dos bandos talves, https://thirdoption.tv/list-of-changes-since-psilocybin/ un hongo que crece naturalmente por toda america, cualquier latitud, o a vbeces reemplasado por comidas que contienen las misma cualidades nutritivas 😮 . .. “

  2. pedrocadejo

    Los límites están (o deberían estar) para mejorar nuestra calidad de vida. Si un límite no tiene lógica, no se entiende, no responde al imperativo de ese objetivo, entonces no tiene sentido y no sirve. Felicidades Angela! Admirable tu determinación y tu valor.

  3. F e r m i n Romero de Torres

    He estado imaginando la escena. Y te he visto con él cruzando las miradas, pero algo me dice (seguramente estaré equivocado e inventando) que además le hiciste un gesto con la cabeza diciéndole que se tirase. O quizá una sonrisa o gesto amable. ¿Eh? ¿Si?
    ¿Noooo? Bueno.
    De todas formas me parece bien que se atreva. Es muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s