Cuando el autismo nos golpea, literalmente.

ciw8mreveaexiy9

Son las tres de la tarde,  atravesamos la ciudad en un bus rumbo a casa.  El clima está perfecto,  pero dentro del bus una tormenta amenaza con desatarse. El bus no va muy lleno,  mi hijo va sentado,  comió bien, tomó líquido, no obstante 19 años me dan la experiencia para más que intuir,  saber que la aparente calma es realmente una tensa calma.

Vamos con la abuela quien en su sabiduría también presiente que algo no muy bueno viene y lo comprueba cuando una patada impacta en mi pierna y luego otra más. Evito que me vuelva a golpear pero es inútil, varios puñetazos aciertan en mi brazo y uno más en mi espalda.

Olvídate! En ese momento no piensas en “oh! Es el autismo!” “Debe ser una alteración de procesamiento sensorial” “Es una forma de comunicación” “Es una conducta desafiante”… etc., No.

En ese momento es tu hijo el que te está golpeando y te duelen esos golpes más en el alma que en el cuerpo. Y no quieres derrumbarte en medio de un público que lanza juicios sobre lo mala madre que eres. En la mayoría de los casos uno se comporta como si no pasara nada y casi que como un autómata – justificado en la necesidad de no perder el control cuando más lo necesitas – trata de evitar golpes y hacer una ineficaz contención.

Quizá en casa,  donde también puede suceder un incidente así,  puedas aplicar voz firme y reclamar respeto y calma contundemente.  Más tarde hablarlo y mostrarte que estuvo mal (porque el hecho que tengan una condición no los exime de entender que lastiman).  Y mucho más tarde sí,  analizar el antes,  durante y después,  todo tiene una razón de ser. Lo último que se puede perder antes que la esperanza es el sentido común.

Caso contrario es en un lugar público,  donde si aplicas voz firme y contundente terminas enganchado con unos «defensores» que nadie pidió y los ánimos se exacerban y nada, el caos entra y hará de las suyas. No se cómo será en otros países, pero acá la hipocresía es frecuente.

Pero cerremos la historia. Pido al conductor que se detenga para bajar del bus,  las razones sobran cuando estábamos justo detrás de él. Pero me desconcierta su no. Aun así me acerco a la puerta y timbro y en un acto de empatía que no esperaba en aquella pesadilla los pasajeros lo obligan a detenerse y abrir las puertas. Y yo sólo trataba de respirar y no soltar la mano de mi hijo que aún no encontraba la calma.

En un escenario como ese lejos está una madre de sentir rabia contra su hijo,  pero sí frustración en estado puro. La culpa aparece, el miedo infaltable y aun así la esperanza en que nunca volverá a suceder.

Sí como mamá pasé un pésimo momento,  seguramente mi hijo lo ha pasado peor.  Ambos llevamos tristeza en el corazón cuando la tormenta cesa. El silencio es inevitable,  tanto como inevitable imaginar qué detonará el próximo evento de agresión.

No se habla mucho de esto, pero es más frecuente de lo que parece. Muchos lanzarán sus hipótesis sobre la razón del que un hijo agreda a golpes a su mamá. Muchas serán válidas y otras tantas no lo serán.  Muchas dirán que es victimización,  otras se identificarán y hasta se solidarizarán (cosa que es más proactiva 😉 ) Pero definitivamente es momento de reconocer que existen temas tabú,  situaciones que no salen a la luz por temor al juicio social.

Hoy quise contar algo que no se cuenta.  Pero no para desacreditar el autismo,  ni hacerle mala prensa a mi hijo,  a quien adoro con todo mi corazón y pues no creo que sea el único con arranques de boxeador. Quise contarlo para que otras madres que viven esta situación frecuente o infrecuentemente no teman hablarlo. Que tal y alguna haya superado esos eventos y nos pueda dar el consejo de la vida.  Yo por mi parte,  le estaría agradecida.

Mientras tanto,  tomamos leche con galletas y en silencio nos miramos y decimos ¡Qué día!

Anuncio publicitario

22 comentarios en “Cuando el autismo nos golpea, literalmente.

  1. Abril

    Cómo te entiendo. Me hija también me golpea, 15 años , a veces creo entender el motivo (crisis sensorial, cansancio, que su hermana, con TOC, ponga en evidencia sus dificultades …), y otras no.
    Me siento muy incomprendida por mi propia familia. Cuando tiene estas crisis, se, apartan de ella, como si fuera un monstruo, sin hablarla… Y ella se siente peor. Sólo me tiene a mi, para calmarla, y sé que, en esos momentos, si le dijeran algo cariñoso, cedería, en parte, la crisis. El motivo por el que no lo hacen, no lo sé, intuyo que deben pensar algo como «si soy cariñoso con ella así, reforzaré su conducta, ella tiene que ver que no me gusta, y que me enfado …» Igual yo también refuerzo sus crisis, al intentar calmarla, y ser cariñosa? Yo no lo creo, en esos momentos, lo primero es que se calme, y más tarde, razonar con ella.
    Pero me siento cada vez más sola, como si solamente yo la entendiera de verdad. Es desolador, y paso momentos muy duros.
    Gracias por expresar tan bien lo que he sentido muchas veces.

  2. Rosa

    Tengo un hijo con 25 años y autismo. Cuando era pequeño también me pegaba. Os comento la técnica que yo utilicé y me sirvió. Al principio me desesperaba al ver que iba creciendo y no podía controlar esa conducta, con tan solo 10 años podía conmigo, no tenía manos para evitar los golpes. Un día ya por desesperación, lo metí en su cuarto y cerré la puerta dejándole llorar y patalear hasta que se cansó. Observé que cuando callaba y yo entraba a ver como seguía, volvia a alterarse y patalear, gritar, y pegarse. Yo volvía a cerrar la puerta hasta que se calmaba del todo. Esto lo repetí durante mas de un año. Pero los episodios cada vez eran mas cortos, creo que sentía mi rechazo a esas situaciones. Se lo hacía saber de esa manera. Poco a poco fué dejando esa conducta y en dos años dejó de pegar. Después de mucho me enteré que es una técnica que se llama «tiempo fuera», nadie me había hablado de ella, lo hice por desesperación, y resultó. A fecha de hoy tiene algunas crisis pero se autoagrede y lo que hago es intentar que no se haga daño, pero desde entonces no pega a nadie. Espero que os sirva. Mucha fuerza, tenemos que seguir.

  3. Gloria

    Hola realmente es verdad que estoy un poco tema tabú pero yo no puedo hablar mucho porque yo solamente llevamos 2 meses que le han diagnosticado autismo y no sé los motivos cada día está más agresivo conmigo pero es que este fin de semana hemos llegado un punto que han sido tantos cabezas y tantos golpes en la barriga y patadas y de todo que me siento como si me fuera aquello de lo alto de una montaña me siento machacada a ver no puedo pedirle mucho porque tiene 2 años yo intento decirle que no relajada que eso no se hace que se tranquilice pero no lo consigo su padre nos abandona do cuando se enteró que era autista así que estoy sola en este mundo desde hace 2 meses dónde aparte que vamos atención temprana y muchas cosas he tenido que buscar un colegio especial es tenido que ver. Sociales tribunales médicos en espera pero eso también me ha quitado mis derechos a trabajar por qué él necesita muchísimo y es un niño que también está enfermo del estómago total que como madre le pide ayuda a su padre y me dice que yo lo único que sé buscar dinero cuando él a mí no me está pasando ni manutencion ni nada ni ver al niño ni nada porque él dice que su hijo es normal y yo soy la loca o sea eso le sumamos las pesadillas nocturnas son gritos y llantos toda la noche o que duerme una hora o dos y se despierta y se pone a jugar quién es ese juego la que sale golpeada soy yo y no puedo pedirle nada porque tiene 2 años así que os comprendo yo me siento muy perdida solo llevo 2 meses en este mundo y no sé qué hacer gracias por escucharme

  4. Verónica

    Gracias por compartir tus experiencias de vida junto a tu hijo… la verdad este año es uno de los más difíciles para mi.. mi nene ya va a cumplir 12 años y se ha vuelto bastante agresivo y auto agresivo creo que debe ser tmb por los cambios hormonales propios de la edad agravados con la frustración de no poder expresar sus emociones, sentimientos y necesidades. Fuerzas para todos. Es un camino difícil pero con amor todo es posible.

  5. Martha Isabel Gracia O

    Bueno en realidad es dificil hacer alguna apreciación y encontrar palabras para solidarizarse, soy de muy pocas palabras y quisiera hablar en mí caso al igual que tú historía han sido solo trece años de arduo trabajo y aúnque cada vez son más distanciadas sus agresiones aún tengo que vivir episodios como el que nos cuentas y tambien decirte en realidad sé como te puedes haber sentido en esa escena donde los sentimientos son tantos y las palabras tienen que ser tan contundentes para lograr hayar un poco de calma en esos instantes que parecen horas, solo sé que siempre despues de ello mi cuerpo parece desboronarce en mil pedazos y el cansancio que llega parece que no acabará jamás, siempre despues de un día de estos volvera a brillar el sol y tendremos que seguir con la mirada fija en él, repitiendo estas palabras «solo un día a la vez» así podremos avanzar; Dios te llene de mucha energía siempre Angela y gracias por compartir tú experiencia.

  6. pedrocadejo

    Otro articulo tuyo desde el corazón y directo a la cabeza…pero también al estómago! Mucha teoría hay pero poca empatía y apoyo a los padres que tienen que manejar estas realidades quizás diariamente. Necesitamos urgentemente escuchar a las madres y a los padres valientes que se quedan….Gracias en nombre de todos la que no tienen voz.

  7. Andrea de Uruguay

    Me hiciste llorar, tengo un moretón en la cara por un cabezazo de mi nene de 6 años y quiero pensar que fue sin querer, pero ya no lo sé. Me duele el alma cuando me pega y no lo digo porque su padre del cual estoy divorciada me mira como si estuviera loca. Gracias! Al menos pude llorar, lo necesitaba.

  8. Mariloy Valverde

    Mi nombre es Mariloy y tengo un hijo con autismo y retraso en el desarrollo que cuando se descontrola también golpea. Tiene 23 años y es muy alto y fuerte.Cuando era niño lo contenía abrazándolo,pero ahora que es un adulto eso es imposible. Si estamos en casa me meto a mi habitación mientras pasa la crísis.Cuando vamos por la calle o estamos en un súper identifiqué que algo quería comprar y no sabía como pedirlo.Ahora antes de salir de la tienda le pregunto si ya traemos todo y le enumero productos que le gustan comer y me lleva a buscarlo.Tuve la fortuna de asistir a un congreso donde pude conversar con Theo Peeters y él me dijo que todo es comunicación:los golpes, los gritos , el silencio. Me dijo que en la medida que la comunicación y la comprensión mutua aumentan los descontroles podían ir disminuyendo.Y eso es real.Hemos trabajado mucho en que exprese lo que quiere porque no tiene mucho lenguaje.En casa se desesperaba porque él quiere ayudar a cocinar,a guardar el mandado , a servir y nosotros lo entendíamos.Las crísis son inevitables porque no hay control de emociones y le cuesta trabajo identificar sensaciones.Sabe que algo le molesta pero no como expresarlo y menos como solucionarlo.Yo me adelanto y si hace frío le ofrezco su chamarra o si hace calor agua.Espero que esto les sirva.Nada es fácil con el autismo solo el amor.

    1. angelaco

      Es interpretarlos todo el tiempo. Es descifrarlos. Anticipar y enfrentar lo inesperado. Como dices nada es fácil, así es el autismo. Pero el amor nos mantiene firmes. Un abrazo Mariloy.

    2. Padre Aspie

      Nosotros tenemos 2 niños con autismo, el más grande con alto funcionamiento y el mas pequeño un poco mas severo. Uno no habla y el otro no para de hablar. Con el más pequeño hemos empezado a usar PECS y terapias sensoriales, si bien no han sido eliminadas esas conductas, almenos han disminuido en gran medida. Sabe expresarse mediante las imágenes y ha aprendido a regularse mediante las terapias. De igual forma de vez en cuando suelts algun golpe o pellizco y una vez en calma llora donde sabe que estuvo mal o te busca para tener el perdón.

      Los amo!

    3. Verónica

      Definitivamente siento en tus palabras un espejo de mi vida. Y perdón por el egoismo. Ya quisera yo dejar de sufrir por esos golpes que recibo (no son más que una forma de lenguaje al fin y al cabo), pero aún me es muy difícil lidiar con éstas situaciones.
      Gracias por tu relato. Ha sido verdaderamente empático.

  9. Rosario Alessandrini

    De cierta forma te envidio, creo que preferiría que las agresiones fueran contra mí. Mi hijo, de 10 años, se autoagrede tanto física como verbalmente. Es muy duro, cada golpe, cada rasguño, cara tirón de pelo y cada palabra me duele más que si fueran contra mí…

    1. angelaco

      Las autolesiones si que duelen, es verdad. Ayúdalo a valorarse a pesar de las dificultades, es un trabajo continuo pero necesario. Un abrazo y ánimo, sé por lo que pasas Rosario.

  10. tanto los golpes como las palabras, muy dolorosas, mi bebe tiene 7 años y me ha golpeado mordido y gritado, siempre pasa en lugares que no es la casa, yo tambien me siento fatal y necesito consejos….. s.o.s

    1. Mariloy Valverde

      César Rodríguez cada niño es diferente .Sé que no es fácil pero trata de pensar en que desencadena el descontrol.Lo mismo son los ruidos de la calle y la solución son unos audífonos con música, por poner un ejemplo.Si pasa mucho tiempo metido en casa lo mismo le da miedo salir porque se rompe su rutina y los cambios les cuestan mucho.Puede ser que le moleste la luz y unos lentes obscuros sean el remedio.A Eduardo era un problema vestirlo hasta que descubrimos que le molestan las etiquetas de la ropa y ahora se las quitamos.Espero que esto sea útil.Un abrazo solidario y mucho ánimo y paciencia.

  11. Soy asperger, tengo 54 años, tengo 2 hijos aspies y te entiendo perfectamente. Aunque el autismo va de un extremo al otro, de muy intenso hasta casi imperceptible, la condición hace que quienes las compartimos tengamos mucho en común, lo que afecta a unos intensamente puede afectar a otros de forma sutil, y sucede asimismo con cada forma en la que somos discapacitados. Si perdió el control, algo lo molestó, habrá que corregirlo, entenderlo y educarlo, lo que nunca servirá de nada es lo que digan los «normales» que no entienden lo que significa ser autista. Eres valiente, no te queda otra opción, saludos.

    1. angelaco

      Tienes una visión privilegiada: desde el asperger, quien mejor que tú para entender a tus hijos. Yo trato, intento todos los días entender pero cuando entiendo algo en mi hijo resulta que cambian las reglas del juego. Gracias por lo de valiente aunque como dices… no quede otra opción.

    2. Carolina

      Estoy en la misma situación que tú Rafael, yo me he dado cuenta de que soy autista Gracias a mis hijos y eso me ha hecho poder encajar las piezas de mi vida deshabitada y ser feliz siendo quien soy. Pero tenemos un beneficio sobre los Padres Neurotipicos y es querer nuestra cabeza, funciona, como las de nuestros hijo. Por ejemplo nosotros el otro día mi hijo también se saturó en el autobús, por qué la gente gritaba muchísimo, solución él con sus cascos de música que le calman y yo con los míos, cogidos de la mano hasta bajar del bus. Y la gente mirándonos mal igualmente que si hubiera hecho una rabieta, por qué qué niño de 6 años lleva música, que madre más desapegada. Vivimos en un mundo en el que la primera distracción de las personas el criticar lo que haga el de al lado, sin pensar ni un solo minuto en su propia situación. Pero me da igual,lo primero es el bienestar de mis hijos. Un placer leerte. Y gracias por no echarle la culpa de todo al autismo, al fin y al cabo es lo que somos. Y lo que nos hace ser como somos. Solo tenemos que aprender. Un saludo.

  12. Franco

    Yo me pregunto, ¿por qué tu hijo te habrá golpeado? Seguramente tiene pensamientos que le hacen mal (a mí me pasa lo mismo) y lo llevaron a comportarse así, pero no era necesario. Sólo pregunto, nada más.
    Muy bueno tu blog. Saludos desde Argentina.

    1. angelaco

      Existen tantas explicaciones. Puede golpear un día porque escuchó un ruido, otro porque se frustró, otro porque una situación lo sobrepasó. No es la forma y hay que educar y comprender con la esperanza que lo hagamos bien de alguna manera por el bien de los dos.

      1. Es cierto…pasa mas con nuestros hijos no verbales o muy poco verbales…y mas cuando son hombres…y mas cuando creo han aprendido a tomar el control o manipular…Lo dela teoria sensorial o que algo les molesta es valedera…pero no justificable pirque en muchos casos ya le hemos dado herramientas de algun tipo de comunicacion…en mi caso mi hijo quiere dominar…he logrado disminuir…por ahora esas escenas de rabietas y golpes…dejando espacios….Digo por ahora que tiene 9 años…No se que pasara mas grande…el es muy manipulador..y yo muy debil…porque lo amo

      2. Ingrid

        Duele el alma ,pero cuando vuelve la calma es a mi hijo as quien más le duele.
        Se vuelve vulnerable e indefenso .Es el momento que más duele.
        Siempre con la esperanza que mañana será un mejor día.
        Ah! sumemos que socialmente inconcebible,pero es lo que menos me importa .

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s