Sexualidad en el autismo: Represión e Ignorancia.

dibujos-animados-de-pareja,-arbol-185992

Consejos de una “profesional” en una conferencia sobre autismo: “reduzcan todas las formas de cariño físico para que eso no incite a la masturbación excesiva… no permitan besos ni abrazos frecuentes ya que ellos no entienden y pueden desencadenar conductas sexuales exacerbadas… cualquier manifestación sexual debe ser reprimida con contundencia…” Lo transcribo de las notas tomadas entre la sorpresa y el desconcierto. Ese día confirmé la vulneración disfrazada a la que las personas con autismo pueden estar expuestas,  sobre todo en el tema de sexualidad. Así sea bajo el supuesto de la buena intención.

Sexualidad.  que concepto más abstracto,  amplio y diverso.  Existen muchos manuales y libros sobre manejo del autismo y en ese pequeeeeño capítulo que dedican a la sexualidad se encaminan a explicar a las familias  lo que se debe y no se debe hacer. Se concentran solo en las manifestaciones “disrruptivas” como la masturbación,  la invasión del espacio personal y otras más con implicación social negativa.

La sexualidad va más allá del concepto orgánico o biológico,  atraviesa la senda de lo emocional y tiene una fuerte carga sensorial que pocos se toman el trabajo de explicar. Es lamentable que el tema se reduzca a conductas y su manejo se haga sin implicar a la persona con autismo.

Además de la etiqueta “Autismo” que debe llevar de por vida en este sistema de salud impersonal,  al vincularse con el tema de sexualidad se adquieren otras más: Asexual,  anormal, inocente,  niño de por vida, vulnerable,  dependiente,  descontrolado,  inconsciente. Y tras esos calificativos sesgados por el tabú que implica el concepto,  está la persona con autismo y hablo de persona desde la infancia hasta la edad adulta,  ingenua de su cuerpo y escuchando un NO paralizante ante el más mínimo asomo de conducta sexual “inapropiada”.

Partiendo del derecho a la privacidad,  algo tan vital en cualquier ser humano,  parece ser ignorado por tantos y es allí donde empezamos a irrespetar a la persona con autismo.  Acaso ¿No merecen el mismo grado de intimidad que cualquier adolescente,  adulto ya sea en el consultorio médico, en la reunión con su desconcertada maestra o simplemente en su habitación?

El poder de decisión es otra cosa que al parecer no se respeta,  siempre creando leyes que protejan al resto hipócritamente,  Sin poder decidir sobre su cuerpo,  escuchando como otros hablan de su sexualidad ignorando su presencia en el consultorio. Jamás sabrán que es vasectomía, ni histerectomía o la ligadura de trompas. Anticoncepción  e interdicción.  Ellos “no entienden”… toca “ayudarlos”.

Para ellos palabras como sexualidad,  información,  privacidad,  pornografía, erotismo,  romanticismo, homosexualidad,  enamoramiento, paternidad son palabras prohibidas,  jamás las escucharán no porque los querramos proteger,  simplemente no reconocemos que creemos que no las asimilan y ni nos tomamos el trabajo de explicarlo. Estamos esperando que sean otros los que cumplan nuestra labor? Los exponemos ante el desconocimiento y nuestro afán de represión al abuso silencioso y cruel?

Hablamos y defendemos que ellos sienten y piensan.  Entonces por qué excluir la sexualidad de ese sentir y volverlo algo orgánico biológico o prohibido. Al creer que ellos no se pueden enamorar o desear a alguien estamos negando su sentir,  olvidamos que procesan diferente y olvidamos la igualdad cuando de sexualidad se trata.  Culpa de ellos? No. De aquellos adultos que tuvieron la oportunidad de mostrar la sexualidad como un elemento más de su vida y no como una anormalidad que hay que contener socialmente. El daño emocional es devastador que luego se manifiesta en conductas disrruptivas salidas de “no se sabe dónde” y que sólo la medicación o la institucionalización terminan por controlar a través de sistemas aversivos,  invasivos, violentos y hasta descabellados: nunca olvidaré ese secreto truco dado por una terapeuta…  Alcanfor hasta en la sopa (literal).

Cuántas personas son relevantes en sus vidas: padres,  hermanos,  maestros, terapéutas, amigos, compañeros, médicos todos pudiendo ser mediadores del proceso. Cuántas formas constructivas posibles de educar su sexualidad y cuántas maneras de demostrar al mundo que una condición,  un diagnóstico no anula algo que es parte de cualquier ser humano.

Creado el Tag de sexualidad… vendrán más artículos acerca del tema.

OZSRCVCOLPGOPNCILXWNUTKMRQTHBWDMGDXJVOIMLJVBGODGPQREGSTQYRNPYOIRCZXXUL

KHDLLRMKOYRKBZKXAAWEHLTITKESJ

5 pensamientos en “Sexualidad en el autismo: Represión e Ignorancia.

  1. Es muy interesante el texto… me llamo Sabrina y tengo un hijo Nacho con Aspecto Autista.
    Casualmente, una compañera de trabajo me hizo una pregunta la respecto, ¿Qué es de su sexualidad? y la verdad no supe que responder y a hoy en dia no se como abordarlo, desde mi Ignoracia.
    Gracias.

    • Difícil verdad? te entiendo y a muchas madres nos pasa y de la única forma que podemos aprender sobre su sexualidad es escuchando a los que saben- que no siempre son los profesionales – son las personas con TEA que hoy en día tienen voz y generosamente comparten su experiencia y nos dan luz en este tema. Espero poder seguir publicando desde esa experiencia de personas con la condición proximamente. Un abrazo.

  2. No es mentira que esto es una preocupaciòn para mi como madre de un niño con autismo, pero quiero informarme sobre còmo guiarlo no para reprimirlo, sino para ayudarlo a entender lo que siente o lo que pasa, porque me imagino lo contraproducente que debe ser para ellos dejar de besarlos y abrazarlos cuando hemos pasado toda su vida enseñàndolos a saludar, besar y abrazar a personas, que incluso pueden ser molestas para ellos y que a veces, en nuestro afàn de llevarlos por la linea de la conducta socialmente aceptada, ni cuenta nos damos . Me encanta este artìculo , tengo un hermoso hijo de 11 años y ya comienza a tocarse

  3. Entiendo que quieran reprimir la sexualidad, pero no los sentimientos. Tengo una hija con autismo y comienza a tocarse. Tampoco tengo respuestas y estoy en busca de ´éste tipo de pláticas sinceras, de madre a madre, ya que ellos tambien tienen derechos, pero al ser mujer, tiene más riesgo. Estaré al pendiente con éste tipo de charlas enriquecedoras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s