Madre bombero

bombero

Esa es la profesión en la que nos graduamos sin siquiera haber apagado ningún incendio literalmente o por ahora. Muchas cosas anteceden a la profesión de madre bombero. pero primero defino. Madre bombero son aquellas quienes deben sofocar diversos frentes muchas veces sin equipo e instrucción, a veces lo logra con éxito,  siempre buscando evitar quemarse.

Esta analogía me la enseñó otra mamá bombero quien me aseguró que sin la intervención y manejo adecuados de mi hijo me convertiría en un miembro más del club. Entre rabietas, destrucción, escapadas, ansiedad y esa infinita necesidad de satisfacer la curiosidad de cómo hacer funcionar (y dejar de funcionar) las cosas, podemos llegar a pasar un día completo de veinticinco horas sin nada productivo solo recogiendo, reparando, calmando, escondiendo y volviendo a ordenar aquello producto del estado variable y volátil de un chico con autismo.

Cómo llega uno a ese escenario? lenta y predeciblemente. Perdemos mucho tiempo en el camino. Las exigencias de una persona con autismo se van cuantificando, acumulando y variando y más en casos donde no admiten una gota de aburrimiento. Así las cosas llamaran la atención con muchos “incendios”.

Hace algunos días afirmaba que ojalá  el sistema de salud y los profesionales entendieran que el autismo no es una condición exclusivamente infantil, así la intervención no se acabaría a los doce años, no tendríamos chicos con tremendo potencial en casa o en el rincón más oscuro de una escuela disfrazada de inclusión.

Mientras el indolente sistema de salud y el educativo se pelean por mi hijo: “El paciente requiere atención educativa” “No el paciente es un problema de salud pública”, Yo hago el papel de terapeuta y maestra en la medida de lo posible, en ese espacio de tiempo que me deja el ser madre bombero.

Agota? Indudablemente. Pero el quid del asunto se trata de prevenir incendios, porque puede llegar uno que consuma todos nuestros recursos. Detectar el catalizador es primordial, por lo general es el aburrimiento y no solo por inactividad; el no incluir actividades nuevas (aunque parezca que una persona con autismo adora la invariabilidad) puede generar frustración, así como tareas tan poco exigentes que insultan sus capacidades.

Otro elemento combustible es la falta de interacción social. Soy una convencida de la necesidad de las personas con TEA de relacionarse con el mundo y en ocasiones se lo complican tanto que terminan aislándose confirmando así un falso prejuicio, motivo suficiente para implementar estrategias de inclusión social adaptadas a todas las etapas del desarrollo, porque aquello útil en la infancia deja de ser aplicable a la adolescencia o adultez y ahí todos fallamos.

Y es precisamente esa etapa la que cursamos con mi hijo en medio de los incendios más impredecibles y complicados de apagar, donde muchas puertas se cierran o se abren unas realmente inaceptables como la sobremedicación o la institucionalizacion. Donde el apoyo a veces es ausente porque nadie se le quiere medir a tan demandante reto así exista la promesa segura de la satisfacción por esa labor bien cumplida.

Por ahora me dedico a prevenir en una tarea sin descanso. Evito el aburrimiento, buscamos nuevas actividades y tareas que redirijan su energía a cosas más productivas y busco espacios donde se relacione sin las barreras de los prejuicios, tarea por cierto muy muy complicada pero no imposible.

Vamos bien, mejor de lo esperado, tanto como para poder volver a escribir en el blog y contarles sobre mi nueva profesión… orgullosa Madre bombero.

2 pensamientos en “Madre bombero

  1. es el mejor articulo que he leído. sencillamente describiste mi vida dia a dia y me siento tan identificada como madre con todos esos sentimientos que experimentamos durante el dia : alegría, tolerancia, paciencia, frustración, cansancio, pero todo lo malo se olvida al final del dia, cuando me voy a acostar con mi nena y ella se duerme siempre con sus manitos en mi cara (de todos sus rituales, ese es mi preferido,ja ja) . Las mamas de un niño con autismo somos unas grandes luchadoras, nuestra energía es infinita. Te felicito por tu artículo, y te deseo lo mejor para tu niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s