Jugando con el silencio.

mi-nino-mama-L-b0vCBU1

Un terapéuta de esos con un toque de “excentricidad” entró esa mañana al salón de terapias.  Nos reuníamos varios padres y madres al lado de nuestros hijos.  Diversas condiciones confluían allí,  pero nos sentíamos identificados sin importar el diagnóstico.  Todos saludamos “Buenos d…” un gesto amplió del terapéuta interrumpió el matinal saludo y el silencio se volvió el protagonista. Señales,  contacto, comunicación gestual reemplazaron  las palabras.

El salón fue invadido por una música suave y melodiosa.  Nos miramos extrañados entre si y aquel que intentara romper ese poco acostumbrado silencio reconocería de inmediato la señal que lo invitaría a callar. Curiosamente los incómodos resultamos ser los adultos,  nuestros pequeños disfrutaron desde el primer momento.

Nos iba dando las indicaciones,  nos invitaba con señales:  bailar,  saltar,  girar, jugar… al ritmo de la música.  Cerrando la jornada cada uno tomó a su  hijo en sus brazos,  sentados en cojines y con Mozart de fondo acariciamos sus cabecitas,  sus rostros sin mediar una sola palabra.  Todos entre conmovidos y sorprendidos al tener a nuestros hijos abrazados tan naturalmente,  por “tanto” tiempo, llenos de una increíble calma.

El mágico terapéuta finalizó dando permiso a las palabras:  “Necesitamos comunicarnos en silencio, no invadan a sus hijos con palabras… jueguen con el silencio”. Nos hizo tomar conciencia de lo ajetreado de nuestros días,  de como vivíamos la infancia de ellos como adultos,  dando órdenes,  exigiendo,  afanando e incluso angustiados porque no escuchábamos el típico lenguaje para un “normal” de su edad.

El resultado no pudo ser mejor: una conexión maravillosa que muchas veces el bombardeo de palabras hace imposible.  El silencio permitió escucharnos mejor,  vernos y sentirnos en otra forma. Busquemos esos momentos ahogados muchas veces por la rutina en medio de tanto ruido.

Esto lo recordé anoche mientras veía el noticiero, mi hijo tomó el control remoto,  apagó el televisor y me dijo “ven mamá” mientras se arropaba con mi brazo.  Quizá quien lo recordó realmente fue él.

Anuncios

2 pensamientos en “Jugando con el silencio.

  1. BURBUJITAS DE ESPERANZA, SOY MADRE DE UNA NIA AUTISTA QUE ACABA DE CUMPLIR 18 AOS. MI SITUACIN SE ESTA TORNANDO MUY DIFCIL EN AQUELLOS MOMENTOS DE DEPRESIN DE MI HIJA. SUS COMPORTAMIENTOS SON DE AGRESIVIDAD HACIA ELLA Y A NOSOTROS SUS PADRES. YA SE NOS ESTA SIENDO DIFCIL LLEVARLA A SITIOS PBLICOS PORQUE IRRUMPE CON ALARIDOS Y GOLPES A QUIENES PASAN AL LADO DE ELLA. PARA NOSOTROS ES MUY DIFCIL DEJARLA TODO EL TIEMPO EN CASA. POR FAVOR COLABORENME CON SUS EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS EN ESTA SITUACINDIOS LA BENDIGA.

    Date: Thu, 17 Oct 2013 15:50:08 +0000 To: floar127@hotmail.com

    • Hola Florelba, muchos padres coincidimos en que el momento crítico, por así llamarlo, es la edad entre los 13 y los 21 años. Es una época de cambios y autoreconocimiento, toman conciencia de su diferencia y pueden llegar a sentirse muy solitarios aunque estén rodeado de los que le quieren. sus sentidos están al máximo y sus conductas como las que cuentas son en mi concepto consecuencia de su frustración y dificultad de comunicar lo que siente. Se lo difícil que es salir con ellos a sitios públicos pero tampoco queremos aislarlos de todo no?
      Qué hice yo. Evito los centros comerciales o sitios muy concurridos, así que paseamos entre semana en horas de la mañana para que no se sienta ansioso. Busco ir a parques donde el ruido de la ciudad se mitigue y no se que tal te vaya con la piscina? porque los tranquiliza montones. Ayúdale a que comunique lo que siente y que ella sienta que tu y tu familia la entiende, lleva una lista de las cosas que más le gustan, que la hacen feliz desde la más simple hasta la más complicada y haz más frecuentes esos momentos. Dos cosas he notado que detonan esa “agresividad” el aburrimiento y los cambios repentinos. para el primero vuélvanse todos niños y pinten con temperas, jueguen, esquiven el aburrimiento, en cuanto a lo segundo anticipación es la clave y preguntarle su opinión a veces solo preguntarles si quieren ir a algún sitio nos evita un mal rato a todos. Esto que te aconsejo es un resumen de lo que otros padres me aconsejan a mi y lo que sobre la marcha he aprendido. Änimo, amen mucho a esa hermosa chica que Dios les encomendó y acerquense poco a poco a su forma de sentir. Un abrazo. y no olvides tiempo para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s