La filosofía del “pero”

padres

Superada ya la difícil semana con mi hijo,  entre dolores de estómago,  antibióticos, antiácidos y vitaminas.  Un entrenamiento no planeado de toma de pastillas,  que nunca lo había hecho y  para mi sorpresa colaboró bastante.  Estamos tratando de subir esos ocho kilos de peso que le adeuda a sus 1.70 de estatura.  Está creciendo.

Muy productiva resultó la conferencia de finales de Agosto en Bogotá:  “Cómo lograr un acompañamiento efectivo”. Cuatro conocedores del tema por ser padres o maestros (que finalmente vienen siendo actividades muy similares) nos contaron sus experiencias a una buena cantidad de asistentes en su mayoría familias,  deseosas de orientación.  De cada ponencia hablaré en siguientes entradas y hoy empiezo con Cathy Pratt Directora del Centro de Ayudas para el Autismo en Indiana, Estados Unidos. Integrante del Consejo Científico del IMFAR y del Meeting for Autism Research.

El punto que llamó mi atención en la conferencia y  titulo en esta entrada: La filosofía del PERO.  Todos o la gran mayoría tenemos esperanza en nuestros hijos,  en el proceso que llevan.  Sabemos que cada chico es único y que algunos desarrollarán habilidades en áreas que otros no, siendo definitivo el talento en todas las personas,  esperamos ver cumplidos nuestros pronósticos y sin ser excesivamente pretenciosos,  ni con expectativas sobredimensionadas,  solo tenemos la intuición para saber que lograrán muchas cosas,  tenemos fe en ellos y un PERO es un limitante gigantesco.

Cathy Pratt

Cathy Pratt

“Aléjense de las personas PERO”  afirma la dra. Pratt . Con toda razón las personas PERO las reconoces porque con una amabilidad sospechosa te dicen:  “Pepito es un sol PERO no tiene la habilidad para X” “Chelito es una chica muy colaboradora PERO no le enseñamos X porque no tiene Y” “Juanito es un encanto PERO nunca aprenderá X” El PERO viene después de ablandarnos con una cualidad.  Traduciendo:  Su hijo no aprenderá,  evitaremos desgastarnos y más bien papá o mamá reconozcan los límites de sus hijos y ámenlos sin esperar mucho.  Creánme a mi me lo dijeron tal cual.

El PERO es un limitante enorme,  repito.  Muchos padres positivos,  optimistas ven como basados en la filosofía del PERO el tiempo se va pasando y los avances se van quedando en posibilidades lejanas.  El PERO se convierte en la justificación para no trabajar,  explorar, o  inventar,  para no crear nuevos caminos y así llegar a una meta. Es la palabra de apoyo,  yo diría,   para la mediocridad.

Y como todo tiene su lado opuesto,  hay un uso que se le puede dar al PERO más propositivo,  más positivo. “Se le dificulta el aprendizaje en X PERO podríamos intentar …” Es cuando nos damos cuenta que partir de la honestidad y de la dificultad se convierte en algo prometedor. Es todo un juego psicológico.  Si comienzan con algo amable y sale el PERO suena a excusa,  te van a sacar el cuerpo (decimos acá).  Si la frase comienza indicando una dificultad… por favor que aparezca el PERO.  ven?

El PERO no es malo en si,  lo es la función incorrecta que se le de.  El impacto de esta palabra que no creí repetir tanto en una entrada depende de la frase que lo anticipa, de la asertividad de quién la pronuncia.

El antídoto al pero negativo es en principio buscar alternativas, no quedarse con la sentencia y buscar caminos mancomunadamente.  Y dado el caso de encontrarse con un profesional o maestro que le encante objetar reiterativamente su opinión,  ya les digo,  con amabilidad sospechosa,  es posible que debamos pensar en cambiar de profesional o de maestro.

La excusa para aplicarnos la filosofía del pero es que los padres no hemos terminado de aceptar la condición de nuestros hijos,  estamos aún en negación y tenemos expectativas inalcanzables.  Leer, aprender matemáticas,  escribir una carta, comunicarse,  son expectativas válidas,  reales y totalmente posibles,  creo yo,  dentro de las habilidades particulares de una persona con autismo.  Cuestión de herramientas y de ganas de trabajar de ese lado y de este lado porque a veces los peros también surgen de nosotros. Somos humanos.

Feliz comienzo de semana.

Un pensamiento en “La filosofía del “pero”

  1. Si un padre o una madre tiene unas expectativas reales y objetivas acerca de su hij@ con discapacidad no hay “pero” que valga, aveces los padres de estos chicos somos muy susceptibles y le damos trascendencia a las actitudes y las palabras de las personas y leemos entrelineas esto nos hace sentir malestar emocional, entonces mi actitud ante eso es ver las cosas desde mi óptica y pienso que la capacidad o discapacidad esta en el ojo del observador, y yo sólo veo potencialidades, proyectos de vida y pienso que la felicidad no se hace con lo que tenemos, sino con a quién tenemos a nuestro lado y ese es el sentido de la vida: Ser felices. La filosofía del pero me parece un prejuicio y me tiene sin cuidado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s