El peor escenario.

Ventana-470x260Cómo es posible que las clínicas psiquiátricas se estén llenando de personas con autismo.  Cómo es posible que el sistema de salud sea tan laxo y negligente que conduzca a este tipo de escenarios,  el peor de los escenarios. Allí recluyen a los «pacientes» para medicarlos masivamente con no sé cuántos químicos sin el menor asomo de intervención terapéutica.

Generalmente son adolescentes cuyos padres,  sin el ánimo de juzgarlos, se cansaron de golpear puertas,  de exigir derechos y de asumir a propia cuenta o empíricamente terapias y educación.  Sumado todo esto a la difícil inclusión proclamada pero nunca real y honestamente aplicada,  conduciendo a estos muchachos a convertirse en ciudadanos sin oportunidades, rezagados en su casa o en instituciones que no son para ellos.

Si nuestro gobierno dice que después de cierta edad ya no aplican para terapias,  entonces capaciten en un oficio manteniéndolos ocupados y lejos de la cruel depresión que puede manifestarse en la adolescencia. Igualmente las instituciones dedicadas a la atención a esta población dediquen esfuerzo a explorar habilidades,  potenciarlas y encausarlas en personas que pueden aportar a la sociedad.

Esta generación de adolescentes con autismo son en su mayoría muchachos que no recibieron diagnóstico temprano y de ahí en adelante todo el proceso fue poco apropiado.  La medicación fue la primera solución y han pasado por todo el vademecum farmacéutico disponible,  manteniendo a raya las conductas sin importar las causas y las consecuencias derivadas de una salida fácil y artificial. Muchachos que no experimentaron la inclusión en un colegio por razones que nunca podrán sustentar sus detractores y ahora seguramente por la edad,  la más fácil de las excusas, tampoco la podrán experimentar.

La nueva generación de niños diagnosticados con autismo,  para su fortuna tempranamente, son la esperanza de una sociedad sensible y respetuosa de sus ciudadanos.  Tendrán mejores posibilidades que las de Joseph,  joven con autismo,  quien inspiró esta entrada y a quién deseo de verdad pronto salga de ese terrible lugar a aquel que lo espera para darle una nueva oportunidad. Eres un valiente. Mereces ser feliz.

Actualización 19/08/2018

Joseph jamás salió de la institucionalización.  Medicado y viendo sus días pasar frente a una televisión, quedaron sus sueños de ser caricaturista. Hoy ya con veinticuatro años es la evidencia de un sistema que ni siquiera lo intenta. No es desesperanza lo que promuevo… es realidad. Y sigo orando por ti Joseph.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “El peor escenario.

  1. Luz Rengifo

    Tengo escrito y guardado algo que escribí alguna vez acerca del tema, si Ud. Ángelaco, lo puedo transcribir si lo encuentro por su puesto.
    Si nosotros como Sociedad civil y ahora que tenemos fuerza no hacemos nada por la inclusión de nuestros chicos, por abogar por puliticas públicas en salud, en educación, en seguridad social, en fin en todos sus derechos como ciudadanos que son, nadie lo hará por nosotros. Y la discapacidad y específicamente el autismo seguirá siendo un gran negocio para las instituciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s