Mi hijo no es autismo.

Hace unos días alguien me preguntó,  no sin justificación pues mi hijo hizo un show acrobático en el supermercado,  qué pasaba con el chico?,  le respondí preparándome para más preguntas: “mi hijo tiene autismo”.  Pues el hombre se ha quedado observando a Sebastián y sin más preguntas se despide diciendo “es un muchacho muy simpático”.

No le interesaba el diagnóstico era evidente, solo quería saber qué le pasaba,  qué lo había puesto tan “enérgico”. Benditas etiquetas pensé yo. Pude haberle respondido simplemente:  “Está feliz porque va a comer hamburguesa”.  Pero lo reduje todo a autismo.

A veces olvidamos que esa confusa palabra,  autismo, no describe  a nuestros hijos.  Son niños, jóvenes, adultos con necesidades,  sueños, gustos y ganas de vivir así como son,  sin las estrictas reglas de una sociedad decadente, buscando la felicidad a su manera,  sintiendo a su manera. Quizá en todo este proceso de inclusión nosotros hacemos más difícil el asunto.  Andamos por el mundo explicando,  justificando,  disculpando las acciones de nuestros hijos.  Creo que es hora de caminar más tranquilos, de compartir REALMENTE con ellos,  de sonreír de serenidad y no de angustia. Es hora de redescubrir a esa personita maravillosa y guardar por momentos el autismo en un cajón bajo llave.

Este video me encanta porque cuando Sebastián fue diagnósticado pensé en esa metáfora y me ayudó a verlo de una manera distinta y más positiva.  Se identificarán muchos lo sé.

video fuente: autismodiario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s