Son más los buenos.

Sebastián es un muchacho (si,  estoy acostumbrándome) con mucha energía,  un remolino que se siente cuando llega a algún lugar, no es temeroso y le encanta la gente. Observa todo a su alrededor y no duda en acercarse a alguien que llame su atención. Tiene una impresionante habilidad para captar pequeños detalles,  por eso si alguien lleva un objeto interesante no habrá forma de evitar que se acerque a tocarlo o en el mejor de los casos solo señalarlo con algarabía.  Quiere saber todo de todo.  por eso si vamos a comer fuera, observa el menú de las mesas vecinas y de paso dónde está la tienda de las donuts.  Sebastián no es pausado, no,  el va a mil revoluciones por segundo,  es así desde siempre.  Antes me  aconsejaban medicarlo para “aquietarlo” un poco,  pero mi hijo, que es un genio, ahora cada vez que va al doctor es calma y serenidad, muy puesto en su lugar,  seguro notó que era una actitud que en ciertos momentos le convenía, pues de lo contrario ese señor o señora de bata blanca le daría kriptonita para disminuir sus poderes. Su mirada es potente,  me dasarma luego que lo regaño como diciendo “mamá deja el estrés”.  Sabe ganarse a la mayoría de la gente y podemos encontrarnos con personas que lo entienden o con aquellos que definitivamente no se toleran ni ellos mismos.

He llegado al punto. Mi hijo ya no es un niño,  me supera en estatura y desde hace años en fuerza. No es fácil ordenarle algo porque su caracter, independientemente del autismo, es fuerte.  La sociedad de hoy absorta en sus pensamientos, ya no miran a los ojos,  ya no toleran al resto de sus semejantes y solo gustan del ruido de su propia voz. Sus mentes se han cerrado a la diferencia y por eso es mejor no entender e irrespetar.  Camino por la ciudad temiendo que mi hijo toque, mire o se acerque demasiado a alguien intolerante.  Sebastián habla en tono alto en algunas circunstancias,  como cuando va en el bus y cree que el motor opacará su voz,  pero alguien atrás golpea adrede  la silla de mi hijo pues lo ha despertado.  Pienso en milésimas de segundos si enfrentar o ignorar y opto por esta última.  A veces reclamar puede ser peligroso y hasta inutil,  siempre digo,  el mundo esta de cabeza.

Pero entonces,  llámese evolución o designio Divino, son más hoy en día  las personas que conocen en su familia o entorno a alguien diferente y eso ha hecho que la visión cambie.  Reconoces a esas personas porque sonríen cuando Sebastián se acerca, muestran cuando señala y le preguntan su nombre si se da la oportunidad.  No tienes que enfrentarlos o ignorarlos porque es mejor recordarlos cuando encuentres en el camino a un intolerante.  Esperanza en un mundo a veces desesperanzador. Son más los buenos.

Quiero compartir: “Mi Manifiesto” escrito por Jez Luna en su blog Peke y yo.  Nuestros hijos cambiarán el mundo,  de eso no hay duda.

Mi Manifiesto.

Yo soy Jezrael Sofia Luna Lopez y mi hijo Raúl R. Luna tiene autismo y solo quiero dejar en claro no es una enfermedad, no se pega, ni se contagia, no es mas ni menos que ningún chico de su edad.

 No es mas malo ni mas bueno, es distinto en su manera de aprender, en como se relaciona y en comprender cosas que para otros son normales como el doble sentido, que  las palabras pueden tener mas de un significado, que los sentimientos no solo van de bueno a malo si no que en medio hay un montón de ellos como la alegría, la decepción , la ilusión, el odio.  Para el el sentido literal de las cosas es ese y no tiene otro, no hay sentido figurado, lucha mas que los demás en cosas simples entender solo con ver los gestos de las personas, como estas se sienten.

Así que como batallamos por cosas como la indiferencia, exclusión y peor a veces con la ignorancia que lleva a personas a hacernos sentir mal o humillar con sus acciones o palabras solo por no saber que el es el Autismo. Difícil si pero mucho mas por lo que hay que explicar una y otra vez y  aveces lidiar con la lastima ( pobrecito esta enfermito) y defender sus derechos que una y otra vez repetimos no los pierden de ninguna manera … el trastorno del espectro autista  no les quita que siguen siendo personas con derechos, seres humanos que como todos están llenos de SUEÑOS A SU MANERA, A SU TIEMPO  no al de los demás, no como los demás exijan o eligan  en una sociedad.
Así que no debería pero pongo de manifiesto que DERECHOS y RESPETO A TENER UNA VIDA … no se pierden al nacer con capacidades tan distintas a lo que los demás llaman normal, o bien…que eso es difícil de definir.
Así que, YO RESPETO SU VIDA, USTED RESPETE LA MÍA, YO RESPETO SUS HIJOS Y COMO USTED LOS EDUCA ….Y PIDO EL MISMO TRATO Y EL  MISMO RESPETO POR QUE LO RECALCO NO SE PIERDEN DERECHOS AL NACER CON AUTISMO.
 O CUALQUIER OTRA: ENFERMEDAD, TRASTORNO, SÍNDROME O COMO USTED GUSTE DECIRLE ….POR QUE PARA PADRES COMO NOSOTROS ES UNA VIDA QUE SE VIVE DE MANERA DISTINTA, PERO NO MENOS.
JL*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s