Esas tormentas emocionales.

 

 

 

Por estos días llueve mucho en mi ciudad,  comienza a nublarse,  todo se pone oscuro, aparece la llovizna  y depronto  se convierte en tormenta eléctrica con todo y los relámpagos,  los rayos y el huracanado viento.  No queda otra que esperar a que cese de llover y disfrutar del bonito sol que viene después.  Sucede igual con mi hijo.

Desde hace algún tiempo y de la mano de la carga hormonal que conlleva la adolescencia hemos tenido a un Sebastián bastante descontrolado.  Han vuelto algunas estereotipias y las rabietas se han incrementado; su ánimo está bastante voluble,  cualquier cosa lo altera aunque trate de mantener lo más estructurado posible su entorno.  Tiene momentos de llanto iracundo (tormentas eléctricas) y otros poco comunes de llanto melancólico (lloviznas frías).  Cualquiera de las dos no es deseable una por incontrolable y la otra porque te toca el alma. ufff!!!

Y es que en los últimos cuatro años ha soportado con valentía situaciones bien complicadas. Desde perder a su abuelo de siempre, luego ver partir a su tío (el primero que entendió su idioma y empezó a traducirle el nuestro),  dejar de ir al colegio a consecuencia de la intolerancia del sistema alejándose de sus “amigos” y hace poco dejar ir a su otro tío (el que siempre ha sido su polo a tierra).  Estoy segura que estos cambios le molestan,  trata de entenderlos,  ayudo a que los entienda,  pero le siguen molestando.

Adicional a todo esto y como si no fuera suficiente percibo que se autoevalua,  hasta pareciera que se compara con aquellos chicos “normales” preguntándose quien es el extraño: él o los demás.  Hablando con padres que ya han pasado por la adolescencia con sus hijos me han contado que si,  que empiezan a reconocerse diferentes y a sentirse en deventaja a esa edad propiciándo duros conflictos emocionales.  No es lo mismo tener autismo en la infancia cuando es fácil “camuflarse” entre gritos y risas,  juegos y saltos, que tener autismo en medio de jóvenes que caminan silenciosos mirando al piso, conectados a sus aparatos tecnológicos.  Paradójicamente creo que nuestros hijos están más conectados al mundo que la juventud “normal” actual,  pero ese no es el tema. Ser adolescente en el mundo de hoy es tremendamente complejo,  las reglas, la cultura, el pensamiento;  si yo lo veo complicado dentro de mi contexto,  para chicos como el mío es otro planeta,  otro idioma,  cómo no sentirse afectado, es un núcleo social con un muro enorme.

Se avecinan más cambios y tanto mi hijo como yo debemos estar dispuestos.  De alguna manera se que superará este momento de su vida y se hará más fuerte cada día. Tengo fe en esta sociedad,  en que algún día dejarán de discriminar y le darán cabida a todos a pesar de las diferencias.  Por ahora con paciencia e inteligencia todo estará bien.

El pronóstico climático en mi ciudad indica que el invierno irá hasta mediados del año. Habrán cielos nublados,  lloviznas aisladas y pocas pero fuertes tormentas eléctricas.  Tendremos que prepararnos con suficiente chocolate caliente,  mantitas abrigadas, abrazos para la hipotermia.  Tendremos que aprender, porque no, a disfrutar de la lluvia mientras vuelve a salir el sol.

Imagen:  fotografo Milton Riaño (Bogotá bajo la lluvia) del blog lengkaze.wordpress

 

8 pensamientos en “Esas tormentas emocionales.

  1. Acabo de conocer tu blog, y es muy interesante, soy una madre que esta en proceso de entender la situacion de mi hijo quien acaba de ser diagnosticado y leer las cosas que escribes en tu blog me dan fortaleza y animo. muchas gracias por compartir este sitio🙂

      • hola muy bonito tu comentario y en efecto asi es yo tengo dos adolesentes uno de 19 y otro de 18 pero son mis motores para esta vida Alain y Angel Ali

      • Todas las etapas de sus vidas son hermosas verdad? Creo que tu me enseñarías mucho con la experiencia que te han dado tu par de amores. Un abrazotote para los tres!!!

  2. cuando a mis hijos me los diagnosticaron estaba como algunas de ustedes yyyyyyy ahora que sigue pero gracias a Dios primeramente y a tantos Angeles que me envio para poder sacarlos adelante entender su idioma saber que les duele que quieren esa era mi preocupacion hoy en dia puedo platicar con ellos.por medio de una maquina yo hablo y ellos me responden pr esa maquina porque ellos no hablan y aparte tienen epilepsia pero con la mano de nuestro senor todo contolado y adelante todo se puede mucha fortaleza les deseo mamas de estos hermosos angeles que DIOS nos a enviado recuerde encomienda a Dios tu destino y el te sostendra

    • Claro que si! veo que eres una valiente y una mamá bendecida con fortaleza. Platicar con nuestros hijos es una meta que cuando se logra es de la que más enorgullecemos. Te felicito Soraya. Alain y Angel hermosos nombres.

  3. Soy maestra de un nino que le diagnosticaron autismo, pero le he visto mucho avance conviviendo con ninos de su misma edad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s