Comienza la Navidad.

Esta no es una época que Sebastián espere con ansia la verdad, el ruido de la pólvora,  los vecinos con la música a todo volumen, las visitas inesperadas,  los centros comerciales atestados,  demasiados estímulos.  Pero la noche de 7 de Diciembre es diferente porque él controla el asunto.  Encendemos muchas velitas y colocamos faroles (este año no hubo faroles porque el clima lluvioso nos aguó esa parte). El truco era no presionarlo a participar y tenerle galletas a demanda. Al cabo de unos minutos ya estaba junto a su tío Gabriel encendiendo las últimas velitas y como quedaban pocas decidió apagar las que ya estaban pues le pareció divertidísimo.

Al día siguiente,  8 de Diciembre,  hicimos el nacimiento del Niño Jesús en la sala. Le encanta colocar borreguitos por todo lado pero ahí! los pobres Reyes Magos,  de pequeño tomaba a Gaspar y lo escondía,  solo aparecía cuando íbamos a guardar todo,  los otros dos magos tenían que dar paso a las ovejas. Ahora los mira con recelo pero no los toca,  bueno hasta ahora en 24 horas.

Creo que ha sido un buen comienzo y ha tolerado mucho más el ruido y las sorpresas,  a medida que va creciendo deja de lado ciertos temores y esto le ayuda a disfrutar más con la familia,  a integrarse en las actividades.  Pronto vamos a ver pirotecnia y nieve artificial.  Esperamos que el clima mejore y Sebastián deje a Gaspar donde está.

Un nuevo amigo del que no se separa.

Aquí con su tío Gabriel

El nacimiento, con Reyes Magos y todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s