Soy padre (o madre)… y estoy agotado.

Para cerrar este reflexivo Noviembre tengo un artículo también desde ASPAU.  A propósito que necesaria se hace en mi país una asociación como esta que reúna a todos los padres y madres que vivimos a diario el autismo,  pero bueno eso ya será un tema obligado más adelante.  Por ahora les cuento el por qué este post.

No es novedad que nuestros hijos absorben bastante de nuestra energía y generalmente cuando ya están grandecitos,  momento dónde desearíamos ver disminuídos los retos y estos se hacen más evidentes,  nos sentimos abrumados por el peso de la responsabilidad. Responsabilidad por abrirles caminos, responsabilidad por estabilizar su ánimo,  responsabilidad por hacerlos menos dependientes,  responsabilidad (la más importante) por ayudarlos a sentirse felices.  Esto nos lleva a postergar algunas metas personales,  pero seguro sin resentimiento con la vida.  solo postergamos, que sea claro, las metas están intactas.

A veces sentimos días en los que lo hicimos fabuloso y días donde nos autoevaluamos implacablemente,  pero créanme aunque no lo notemos,  todos,  todos los días damos un paso hacia adelante junto a nuestros hijos,  unos valientes seres que nos motivan a seguir batallando.  Para todos los padres y madres que encabezamos de frente esta guerra  contra el autismo dedico este post.

NOTA: en el artículo se habla desde el  asperger, un tipo de autismo más funcional,  pero igual de demandante.

Soy el padre (o madre) de un chico con Asperger, por favor sean pacientes conmigo porque: Estoy agotado.

Junio 2005.

Soy el padre (o madre) de un chico con Asperger, por favor sean pacientes conmigo porque: Estoy agotado. Trabajo todo el día y luego llego a casa a mi segundo “empleo” como primer cuidador, a tiempo completo, de un chico con necesidades especiales. Afronto toda la carga emocional y física, como cualquier padre, más las muchas preocupaciones añadidas que conciernen a un padre de un chico con necesidades especiales, únicas y personales.

Estoy agobiado económicamente. El costo para criar a mi hijo con necesidades especiales es astronómico y no importan cuáles sean los ingresos de la familia, este costo siempre los duplica.

Hago todo lo que puedo. No importa lo que suceda. Siempre estoy empleando todo mi esfuerzo, no al 100% sino al 150%.

Una vez, tuve un numeroso grupo de amigos con los que ya no me relaciono. La enorme demanda de energía y tiempo que conlleva criar un hijo con Asperger derivó en perder las relaciones con muchos amigos e incluso con algunos miembros de la familia.

La gente, rara vez, comprende cuánto impacta el S.A. en la vida de mi hijo y también en la mía. Estoy bajo el constante, inapropiado y no bienvenido juicio ajeno.

La gente, que puede ser desde bien intencionada hasta totalmente insensible, habla de mí, por detrás criticándome, no creyendo que mi hijo tiene Asperger, en realidad.

Ellos opinan que necesita disciplina, castigos o algo así. Lo que él realmente necesita es gente que tenga fe en mí, como padre, y que apoye las elecciones que hago respecto a la vida de mi hijo. Estas están basadas en la mejor formación, como padre, que he podido obtener.

A veces, contesto bruscamente a la gente, que está a mi alrededor, o muestro depresión o tristeza porque estoy sobrepasado. Todos estamos sobrepasados, a veces, podría ser un super humano pero solo soy humano.

Por favor, denme un respiro. Soy una persona maravillosa y un padre fantástico y tengo más valor, energía y perseverancia de lo que nunca he pensado que fuera, humanamente, posible.

Normalmente, no tengo un igual nivel de apoyo de mi pareja, si tengo pareja; En las familias con un hijo con Asperger, o en este espectro, uno de los cónyuges toma el papel de líder para hacer de guía del chico. Yo soy esa persona.

Mi hijo es, en la actualidad, una persona no autónoma, lo que significa que soy el único responsable, todo el tiempo, para lograr que él se sienta seguro y cómodo. Tampoco sé cuándo o si él, algún día, logrará tomar las riendas de su propia vida.

La mayoría de los padres tienen, por seguro, que sus hijos van a dejar el nido, en la edad adulta. Yo no sé sí mi hijo lo dejará alguna vez, cuándo o cómo, es una carga demasiado pesada para llevar.

Hago todo lo mejor posible para asegurar el futuro de mi hijo, incluso enfrentándome a terribles incertidumbres. Como padre, conozco a mi hijo y sus necesidades. Como maestro, deseo y creo que usted conozca a mi hijo también. Aquellos de nosotros que trabajamos juntos en dirigir esas necesidades, son los héroes de la vida de mi hijo. Cualquiera que logre una mejoría en la calidad de vida de mi hijo, un cambio positivo, en su rumbo, es mi héroe, aunque no lo diga a voz en grito.

Anuncios

2 pensamientos en “Soy padre (o madre)… y estoy agotado.

  1. Eres admirable, el hecho de trabajar todo el día y regresar a casa a seguir en el trabajo más complicado es realmente una hazaña, en tu caso mucho más pues tu niño tiene otras necesidades y necesita mas atención que cualquier otro niño, lo unico que te puedo decir es que estas circunstancias te ayudan a crecer como persona y mucho más como padre. Dios quiera y tu niño con el tiempo vaya superando esta etapa y tu pues siempre a su lado. Muchas bendiciones para tí y tu familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s