El futuro es ahora.

“El ayer es historia,  el mañana es un misterio y el hoy es un obsequio… por eso se llama:  presente”
Frase de la película Kung fu Panda.

Un terapéuta me preguntaba “¿piensa seguir todo el tiempo al lado de su hijo?” “llegará el día en que usted no podrá más y estallará”.  Es un planteamiento basado en un futuro no muy prometedor y que seguramente obedece a la percepción que tienen algunas personas de las madres que disfrutamos al lado de nuestros hijos el presente trabajando para el futuro con constancia y sin desespero.  Soy de las madres cómplices que caminan de la mano de su hijo con tranquilidad,  sin andarse disculpando con el mundo por cada conducta extraña. Disfruto de las cosas pequeñísimas tanto como de los enormes avances. Cuando debo hablar de las debilidades de Sebastián lo hago equilibrando con una fortaleza,  con un toque de esperanza,  igual mi hijo me está escuchando hablar de él y lo que menos quiero es que perciba frustración o negativismo,  eso se lo dejo a algunos médicos y docentes expertos en matar ilusiones. Soy inmune a esos comentarios,  aunque sin duda en algún momento me afectan un poco.

En la actualidad Sebastián no se encuentra escolarizado,  ya son dos años de búsqueda infructuosa en un mundo donde la inclusión se volvió un discurso y no un hecho; aún así me apoyé en los tantos recursos que otros padres en la web comparten (a la derecha encuentran los links) y otros que en el camino he ido creando con base en la experiencia.

Es muy común que uno como padre se pregunte cómo será el futuro de su hijo,  hasta hace un año me intrigaba la adolescencia,  digo me intrigaba porque estoy en medio del momento y me he dado cuenta que lo he podido sobrevivir con la experiencia fruto de conocer a mi hijo y la intuición que todos desarrollamos seguramente.

Me gusta pasarla bien con Sebastián, dejar de pensar por un momento en que empleo logrará,  sí vivirá independiente,  sí tendrá una familia… y todas esos interrogantes que pueden ser solucionados desde el ahora y no desde la incertidumbre del mañana.  Pienso que lo mejor es darles herramientas en el presente,  sólidas, contundentes, versátiles y confiar.  Igual hace unos años me preguntaba si podría valerse por sí solo en el futuro,  hace unos meses me demostró que si podría hacerlo. Pequeños pasos y mucha confianza fueron los ingredientes ganadores.

Construimos el futuro desde el presente (eso no es novedad seguro) pero es algo que muchas veces olvidamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s