El Decálogo que ayudaría a la inclusión.

Ayer organizando algunos apuntes encontré una de esas respuestas odiosas que los colegios envían para justificar el hecho de no poder incluir a una persona con autismo en su institución.  Hoy en día con profunda tristeza tengo que decir que mi hijo continúa en casa.  Le he buscado muchas actividades para que pase su tiempo algunas con éxito absoluto y otras con un vacío enorme en cuanto a integración.

Pero volviendo a la carta que encontré,  la maestra que valoró a Sebastián describe lo siguiente (aclarando que lo primero que le dije fue “mi hijo tiene autismo”):  El niño no tiene buenas relaciones con sus compañeros; su madre es conflictiva al imponer autoridad (yo ni ingresé al salón,  sólo le sugería ser paciente con mi hijo pues era un espacio desconocidopara él); el menor no cuenta con lenguaje fluido apenas pronuncia una que otra palabra para comunicarse lo que no es lenguaje; presenta estereotipias lo que puede ser molesto para sus compañeros; Dictamen:  no puede ser incluido.  Tiempo usado para emitir el concepto: 2 horas.

La maestra que lo valoró (no fue un grupo de especialistas en lenguaje o psicólogos o logopedas y ella no tenía idea sobre inclusión,  ella misma afirmó no tener formación para discapacidad cognitiva.) al escuchar la palabra autismo se petrificó e inició el proceso desde un punto bastante negativo “vamos a ver si se puede hacer algo”. Pero quiero aclarar que una vez salimos de allí tomé a Sebastián y le dí un gran abrazo. El,  por su parte,  si que lo intentó.  Siguió órdenes, utilizó el material, no hizo rabietas, saludó,  se despidió,  dio las gracias.  El problema no fue mi hijo y eso en gran parte me alegró y me dio esperanzas para seguir adelante.

Por estos días se encuentra en Colombia dictando una conferencia el respetadísimo Theo Peeters, un Neurolinguista  investigador experto en autismo, quien a través de los años ha compartido su conocimiento. Tiene dos artículos que han llamado mucho mi atención,  el primero (que publico en este post) es el Decálogo del Profesional para autismo,  muy apropósito de lo que comento y el segundo artículo relacionado con la inclusión y el concepto que el investigador aporta al tema (que publicaré más adelante).

Decálogo del profesional especializado en autismo. (Theo Peeters)

Theo Peeters


1-  Sentirse atraído por las diferencias. Pensamos que ser un “aventurero mental” ayuda a sentirse atraído por lo desconocido. Hay personas que temen las diferencias, otras se sienten atraídas y quieren saber más sobre ellas.

2-  Tener una imaginación viva. Es casi imposible comprender lo que significa vivir en un mundo literal, tener dificultades en ir más allá de la información recibida, amar sin una intuición social innata. Para poder compartir la mente de una persona autista, que padece un problema de imaginación, se debe tener, en compensación, enormes dosis de imaginación.

3-  Capacidad para dar sin obtener la acostumbrada gratitud. Se tiene que ser capaz de dar sin recibir mucho a cambio, y no sentirse decepcionado por la falta de reciprocidad social. Con la experiencia, la persona aprenderá a detectar formas alternativas de dar las gracias, y la gratitud de muchos padres a menudo le compensará con creces.

4-  Estar dispuesto a adaptar el propio estilo natural de comunicarse y de relacionarse. El estilo que se requiere está más ligado a las necesidades de la persona con autismo que a nuestro grado espontáneo de comunicación social. Esto no es fácil de lograr y requiere muchos esfuerzos de adaptación, pero es importante reflexionar acerca de qué necesidades estamos atendiendo.

5-  Tener el valor de “trabajar solo en el desierto”. Especialmente cuando se empiezan a desarrollar servicios específicos en un área. Hay tan poca gente que comprenda el autismo, que un profesional motivado corre el riesgo de ser criticado en vez de aplaudido por sus enormes esfuerzos. Los padres han sufrido este tipo de críticas antes, por ejemplo cuando escuchan cosas como “todo lo que necesita es disciplina”, “si fuese mi hijo,….”, etc.

6-  No estar nunca satisfecho con el nivel de conocimientos propios. Aprender sobre el autismo y sobre las estrategias educativas más adecuadas es un proceso continuo, ya que el conocimiento en ambos campos evoluciona continuamente. La formación en autismo nunca se acaba y el profesional que crea que ya la tiene, en verdad la “pierde”.

7-  Aceptar el hecho de que cada pequeño avance trae consigo un nuevo problema. La gente tiene tendencia a abandonar los crucigramas si no pueden resolverlos. Esto es imposible en autismo. Una vez que se empieza, se sabe que el trabajo de “detective” nunca se acaba.

8-  Disponer de capacidades pedagógicas y analíticas extraordinarias. El profesional tiene que avanzar poco a poco y utilizar soportes visuales de manera muy individualizada. Hay que realizar evaluaciones con tanta frecuencia que uno debe adaptarse constantemente.

9-  Estar preparado para trabajar en equipo. Debido a la necesidad de una aproximación coherente y coordinada, todos los profesionales deben estar informados de los esfuerzos de los demás, así como de los niveles de ayuda proporcionados. Esto incluye a los padres, especialmente cuando el niño es pequeño.

10-  Humildad. Uno puede llegar a ser “experto” en autismo en general, pero los padres son los expertos sobre su propio hijo y se debe tener en cuenta su experiencia y conocimiento. En el autismo no se necesitan profesionales que quieran permanecer en su “pedestal”. Cuando se colabora con los padres es importante hablar de los éxitos, pero también admitir los fracasos (“por favor, ayúdeme”). Los padres también tienen que saber que el experto en autismo no es un Dios del Olimpo.

Se imaginan que toooodos los profesionales interiorizaran estos diez consejos? La inclusión dejaría de parecer una batalla para convertirse en algo tan natural y digno como debería ser,  pues aunque existen profesionales maravillosos que hasta arriesgan sus empleos por una causa,  también existen aquellos a los que el autismo les produce miedo y prefieren evadirlo con cartas como la que encontré y que espero no volver a recibir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s