Respeten el significado del autismo.

De cuando acá si colocas las  palabras “autismo Colombia” juntas te aparecen artículos donde la primer palabra se usa peyorativamente. Me refiero de manera más específica al artículo argentino escrito por Sergio Salgado donde aplaude que Ingrid Betancourt, la hasta hace poco secuestrada, declara que la guerrilla no representa una opción política en Colombia porque es una organización “autista”.  Entiendo la idea pero me enfurece de veras que dentro de todo su vocabulario, su inteligencia y las cientos de palabras que existen en el diccionario del que tanto habló durante su liberación,  la palabra “autista” fue la única que se le ocurrió como calificativo y que la declaración de la expolítica tuviese tanto eco entre los medios.

Una cápsula diaria y el mundo sería mejor.

Comediantes, periodistas, artistas,  escritores, locutores y los más reprochables: políticos,   entraron en la moda de la palabra “autista” como calificativo a personas que consideran indiferentes o individualistas o polarizantes.  Sí esto sucede en las altas esferas donde se domina la información y los cambios sociales,  sí esto viene de quienes tramitan leyes y defienden derechos,  el respeto por las personas con autismo pasará a ser un mito como todo lo que se dice de ellos.

No podemos estar con el detector de agresión puesto todo el tiempo pero cuando encontremos un uso inadecuado de la palabra  sentemos nuestra voz de protesta,  más si se usa en un medio importante como periódicos de gran circulación,  revistas de opinión o si lo escuchamos de alguno de nuestros “creativos” dirigentes o personalidades.

Alguien me decía que no me preocupara, que resultaba desgastante e innecesario prestarle atención a esas causas… pero, si permitimos que la moda del uso peyorativo de la palabra autismo se establezca como algo habitual pagaremos caras consecuencias para el futuro social de nuestros hijos, personas que aún ven difícil gozar plenamente de sus derechos fundamentales y  no tienen porque cargar con prejuicios adicionales.

Atentos entonces a cualquier asomo de insulto,  burla o descalificación que use la palabra “autista”, palabra que más allá de una discapacidad  encierra un mundo absolutamente maravilloso y merecedor del más sagrado respeto en nombre de las personas que viven y conviven valientemente con el autismo.

imagen tomada del blog: lo que se ve es lo que hay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s