Cuando la Educación Discrimina

Estamos a puertas del inicio de actividades escolares en Colombia,  no obstante muchas personas con discapacidad o Necesidades Educativas Especiales,  entre ellos mi hijo,  se encuentran aún en la búsqueda de una institución que les permita ejercer su ya de por sí vulnerado derecho a educarse y a integrarse a la sociedad.

Hablando con un médico sobre el tema,  me decía que le preocupaba que en la medida que van creciendo estos chicos sus posibilidades se ven claramente cerradas,  pues pareciera que hasta los 12 años un niño especial tiene acceso a la escuela y una vez sopla sus trece velitas ya es muy “grande” para cualquier institución educativa regular y pasa a ser un problema de salud pública.

Esto obedece según aseguran los “expertos”,  a que los apoyos pedagógicos, terapéuticos e integrativos son casi inexistentes para personas en edades entre la adolescencia y la adultez;  los profesionales se concentran en los niños a partir del diagnóstico  finalizando a edades entre los 10 y 12 años, interrumpiendo un proceso muchas veces exitoso por no tener las herramientas para continuarlo en la juventud o en la adultez.

Bajo este sombrío panorama,  llegar a la  universidad es una utopía muy lejana partiendo que si se llega a la secundaría ya es toda una hazaña. Por este motivo vemos como muchachos con potencial se ven obligados a encerrarse en sus casas manteniendo esporádicos contactos con la sociedad a través de trabajo social que más parece de caridad.

En Colombia las instituciones y colegios están haciendo un esfuerzo por extender el tiempo de permanencia en el sistema educativo a los 16 años,  una vez pasada esta edad es responsabilidad de los padres buscar en qué ocuparlos.  Suena injusto y vergonzoso que en pleno siglo XXI,  la era de la información,  de la igualdad,  de los avances científicos,  no podamos darles a nuestros jóvenes con discapacidad cognitiva un futuro más promisorio,  como dice el Nóbel José Saramago “Se llega más fácilmente a Marte que a nuestro propio semejante”.

Queda en nuestras manos cambiar ese panorama,  esas absurdas edades límite,  esos prejuicios y sobre todo rebatir  la absurda idea que desequilibra la balanza: “a más edad menos oportunidades”. Desde el lugar donde estemos abanderemos la causa, luchemos por dar un lugar digno y justo a nuestros hijos.  Las leyes están allí esperando ser cumplidas y otras a ser clarificadas.  No bajemos la guardia.

4 pensamientos en “Cuando la Educación Discrimina

  1. Ángela, es lamentable lo que cuentas, y es terrible que pase en todo el mundo, sea Colombia, España, Alemania o donde sea.
    Sabes que ahor estamos apoyando una campaña por la Inclusión en el Pacto educativo en España; en hamburgo hemos preparado un proyecto de escuela inclusiva y andamos con reuniones. En…. en fin, un no parar y con mucho camino por delante.
    Cualquier cosa que necesites, no sé, si quereis preparar una carta para recoger firmas, o mandar cartas a instituciones, o… sabes que cuentas con todos nosotros y con los Grupos que tenemos en Facebook.
    Besotes, y a no desistir.

    • claro que si, hay que seguir luchando. He visto el trabajo que estas haciendo para España y me ha parecido muy inspirador y valiente. Mil gracias por ofrecerme tu invaluable colaboración y espero comenzar el camino junto con otros padres aquí en Colombia, pues ya sabes, una sola voz es difícil que la escuchen. besos y abrazos para ti y Erik.

  2. Es trsite, yo soy Argentina, vivo en la ciudad de Bs. As., donde se supone que, dentro del país, hay más posibilidades de cualquier cosa, y no consigo que acepten a Constantino en ningún colegio o Jardín. Y estoy hablando de un chico de 2 años y medio!!!! Los médicos me han dicho^que no diga nada y que se me preguntan algo que conteste que tiene un retraso en la adquisión del lenguaje y nada más. Por supuesto, que al mes se darían cuenta, y entonces? Rezar para que tengan buen corazón? Es increíble!!!!!

    • Además injusto porque como madres queremos apoyo pedagógico para nuestros hijos y es una responsabilidad que las escuelas desafortunadamente no quieren asumir. Marina, sigue en la búsqueda, únete a otros padres y acude a entidades del gobierno que defiendan tus derechos y los de tu hijo. Es un camino largo y difícil, pero insistiendo y conociendo las leyes se pueden lograr muchas cosas. A tu mail si me permites enviaré el Protocolo de la ONU para discapacidad donde especifican derechos y deberes en cuanto a educación. mucha suerte y abrazos para ti y tu pequeño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s