Autismo y Salud.

el doctor favorito de mi hijo

Después de pasar por una semana entre médicos,  especialistas,  central de urgencias,  medicamentos,  laboratorios y demás,  me he dado cuenta,  aparte de que con los años las cosas suben de complejidad, que no solo la condición de nuestros hijos afecta su conducta,  sino que esas conductas afectan su salud.

De qué conductas hablamos? entre las muchas que como padres junto a los logopedas y médicos tratamos de superar están las relacionadas con la alimentación y la autolesión.

Con respecto a la primera,  la selectividad de nuestros hijos hace que las posibilidades de alimentarse correctamente se reduzcan bastante pues en algunos casos no permiten las verduras,  en otro no toleran las frutas o tienen periodos de inapetencia o caso contrario de comer sin límite. Esto hace que muchas veces su digestión no sea la mejor y se desencadenen problemas como el estreñimiento,  el reflujo,  la gastritis entre otros.

Las autolesiones,  también consecuencia de su condición, pueden desencadenar heridas que van de la menos grave a aquellas que ponen en riesgo sus vidas,  sumado esto a la dificultad que presentan para reconocer el peligro. Igual es un tema que más adelante trataré de profundizar siendo seguramente uno de los que más nos preocupa.

Para evitar que nuestros hijos visiten con frecuencia al gastroenterólogo o tengan que someterse a medicación para dolencias digestivas a muy temprana edad,  es bueno fortalecer sanas rutinas de alimentación,  variar su menú aportando fibra e hidratándolos constantemente con jugos naturales y disminuir en consumo de dulces y embutidos que no solo afectan su salud intestinal sino también su conducta.

En cuanto a las autolesiones,  debemos tener claro que un acto repetitivo, como por ejemplo morderse las manos, puede derivar en malformaciones en la zona afectada que a la larga dificultaría su motricidad. Igual sucede con los dientes;  algunos chicos tienden a morder todo lo que llega a sus manos de manera instintiva lo que compromete su salud dental, interrumpir estas acciones evitará que afecten piezas dentales,  esto teniendo en cuenta que no es nada fácil la visita al dentista,   en eso creo todos estamos de acuerdo.

Esto lo veo desde mi punto de vista,  desde la cotidianidad con mi hijo,  descubriendo cada día que esas conductas que acompañan el autismo tienen repercusiones no solo en su salud emocional sino en su salud física y es importante por ello no solo ver en sí la conducta sino todo lo que ésta afecta a nuestros hijos,  quienes afortunadamente (y basados en estudios científicos) demuestran tener una salud de roble a pesar de las dificultades.

Anuncios

2 pensamientos en “Autismo y Salud.

  1. Muy buena entrada, Ángela. En nuestro caso puedo decir que, aunque sufrimos hace unos años los dos aspectos que señalas, ya han desaparecido afortunadamente.

    Erik, cuando era pequeño, sólo quería cosas crujientes -menos mal que sanas también: pepino, zanahoria, pan tostado, frutos secos… y nada de salsas, dulces, purés o sopas. Hemos cuidado siempre mucho su alimentación, y ahora sigue una dieta muy variada y bastante sana; aunque ya le gustan los dulces, jeje.

    Van muchos besotes para los dos.

    • Con nuestros hijos es un trabajo arduo y es bueno cuando empiezan a superar todas estas conductas, que de paso, interrumpen procesos de aprendizaje importantes. un saludo muy especial para ti y para Erik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s